Reforma previsional y discusiones tributarias

Reforma previsional. El gobierno debe lograr un acuerdo con la oposición para que avance la tramitación de este proyecto en el Senado. El presidente de la Comisión de Trabajo de la Cámara Alta, Juan Pablo Letelier, ha dicho que espera que antes del término del año legislativo se vote la iniciativa, es decir, durante enero. Sin embargo, aún no está claro qué se va a votar, considerando que la oposición tiene su propia propuesta y el Ejecutivo también trabaja en la suya. Lo más probable es que el tema siga en debate en los meses siguientes, dada su complejidad.

Hoja de ruta tributaria. Si bien el gobierno ha dicho que no enviará un proyecto para un cambio estructural, la comisión tributaria que preside el expresidente del Banco Central, Rodrigo Vergara, presentará una hoja de ruta para que se comience a pensar en una nueva reforma. Más allá que el Ejecutivo no envíe un proyecto, el debate estará sobre la mesa, dada la necesidad de allegar más recursos al fisco para cumplir con las demandas sociales, ante lo cual se ha hablado de elevar la recaudación impositiva en al menos tres puntos del PIB, pero en forma acorde con un mayor crecimiento económico.

Exenciones. Pero antes de esa discusión, Hacienda ha indicado que enviará en el primer semestre un proyecto para modificar y/o eliminar exenciones tributarias, basado en el trabajo de la misma comisión presidida por Vergara. Esto tiene como insumo el informe realizado por la Ocde y el FMI para Chile sobre la materia y que indicó áreas donde se puede mejorar y las prácticas más comunes en los países desarrollados. Además, el mismo informe se refirió a cómo funcionan algunos impuestos específicos -como los de combustibles y alcoholes- y planteó cambios.

Impuesto a los “súper ricos”. Parlamentarios de oposición han propuesto en el Congreso un impuesto transitorio, equivalente al 2,5% del patrimonio de las personas más ricas del país, que detenten un patrimonio igual o superior a US$ 22 millones. Desde el gobierno no apoyan la iniciativa, que está estancada en el primer trámite constitucional de la Cámara, y podrían llevarla al TC de avanzar. Sin embargo, eso no elimina la posibilidad de que el tema se retome en 2021. De hecho, el PC ya ha señalado que seguirá apoyando dicho proyecto, pese al reciente fallo del TC que declaró inconstitucional la moción parlamentaria del segundo retiro del 10% de las AFP y que también sentaría un precedente contrario para esta otra iniciativa.

El camino hacia la recuperación en Chile y el mundo

Las vacunas son clave. El desarrollo de vacunas y su distribución ya en curso solidifican la ruta de un rebote económico en 2021. En las economías desarrolladas, una contención amplia de la pandemia se anticipa a partir del segundo trimestre, de manera que tras la caída del PIB de 5,8% en 2020, el FMI prevé un repunte del 3,9%. Aunque el proceso de inoculación masiva entre los emergentes podría tardar más, igualmente se proyecta que a la baja del 3,3% de 2020 le siga un salto del 6%. En tanto, la golpeada Latinoamérica lograría avanzar un 3,6% tras el descenso en torno a 8% del año pasado.

A nivel local pandemia, debate político y cobre. En Chile, el consenso sitúa la caída del PIB en 2020 en torno a 6% y para 2021 el abanico de pronósticos va entre un crecimiento de 3% y la punta máxima de 6,5% que estableció el Banco Central en su IPoM de diciembre. De acuerdo a los analistas, el principal determinante del repunte será la evolución de la pandemia y los grados de restricción de actividades y confinamiento que imponga. Dos atenuantes contra los efectos del avance del virus debieran ser, por un lado, el proceso de vacunación, donde en principio el país aparece bien parado; y por otro, las medidas de apoyo que deberá seguir desplegando la autoridad para las familias y empresas. Respecto de esto último, se espera que ahora en enero empiece a operar el nuevo Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). Pero también incidirán en el desempeño de la economía el tono del debate político interno en un año plagado de elecciones y con un proceso constituyente en marcha, y el contexto externo, donde hay buenas noticias por el rally del cobre que lo sitúa del orden de US$3,50.

En EE.UU., un nuevo gobierno. En el ámbito internacional, un evento muy relevante es el nuevo gobierno que asume el 20 enero en EE.UU., con Joe Biden a la cabeza. Ahí será esencial el control de la pandemia para que EE.UU. pueda ser el otro motor de la recuperación económica que se sume a China y también cómo seguirá la disputa comercial y hegemónica con dicho país. Entre otras cosas, Biden tendrá que tomar posición en los cuestionamientos que pesan sobre grandes tecnológicas chinas como Huawei y TikTok.

Las materias que se abordarán en la convención constituyente

Uno de los principales hitos para la economía este año serán los temas de su ámbito que se aborden en el proceso constituyente. El cómo se resuelvan constituirá una señal esencial para las decisiones de inversión en el país, dependiendo de si afectan o no el modelo de desarrollo. Hay varias materias que empezaron a ser debatidas en 2020.

Derecho de propiedad. El principal tema que tendrá atentos a los inversionistas nacionales y extranjeros será cómo quedará estipulado el derecho de propiedad en la nueva Constitución. Si bien el debate podría ser más conceptual, aspectos como los derechos sobre recursos naturales pueden generar polémica. Sin embargo, hasta ahora los bancos de inversión ven que el respeto a los tratados internacionales que deberá mantenerse, según el acuerdo político de noviembre de 2019, es una garantía de que las inversiones no tendrán mayores complicaciones en este ámbito.

Iniciativa del gasto público. Otro de los puntos que los expertos ven como clave en la discusión constitucional es si se mantendrá la iniciativa exclusiva del Ejecutivo en materia de gasto público, o si, en cambio, ésta se ampliará al Poder Legislativo. Lo último podría suponer, indican sus críticos, problemas para mantener un balance adecuado de las cuentas públicas y la convergencia a la regla fiscal.

Autonomía del Banco Central. Pese al reconocimiento generalizado a la labor que ha cumplido el BC independiente desde 1990 a la fecha en materia de control de la inflación y de apoyo en la estabilidad macroeconómica, han surgido algunas voces de izquerda pidiendo modificarla. El abogado y candidato a la convención Fernando Atria ha planteado que los consejeros tengan responsabilidad política, lo que se traduciría en que sean sujetos de acusaciones constitucionales. También el alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, ha propuesto cambios. Con todo, por ahora, gran parte del abanico político se ha mostrado a favor de mantener su autonomía como está actualmente o no se ha manifestado al respecto.

Estado subsidiario. El rol del Estado en la tarea de servir prestaciones públicas y el espacio para que también puedan participar privados, se prevé que será otra temática en discusión. Lo mismo, en cuanto a la acción empresarial que pueda ejercer el sector público y los límites para ello.

Derechos sociales. Se estima que el debate principal en esta materia tendrá que ver con qué nuevos derechos se quieran incluir en la Carta Magna, si su tutela será constitucional o establecida en leyes y el grado de exigibilidad que puedan tener judicialmente.

Mario Marcel termina su periodo de cinco años en la presidencia del Banco Central

Uno de los hitos clave en materia de nombramientos este año estará enfocado en el Banco Central (BC). El 11 de diciembre concluye el período de Mario Marcel al frente de la institución y le corresponderá al Presidente de la República, Sebastián Piñera, designar quién será el timonel del instituto emisor durante los próximos 5 años.

El Mandatario debe elegir al presidente entre los consejeros del BC y hay al menos un par de opciones que se pueden dar.

La primera es que, como es tradicional, Piñera nombre a alguien de su sector como nuevo presidente del ente rector, para lo cual tiene dos cartas. Una es Rosanna Costa, que llegó al BC a completar el período que le restaba a Rodrigo Vergara cuando dejó la institución y que fue renovada en 2019 por un período completo de 10 años, lo que da algunas luces de que podría ser ella la elegida. Se trataría de un hito, por cuanto sería la primera mujer a cargo de la entidad. El otro candidato es Alberto Naudon, que fue el primero que pasó directamente de ser gerente de la División de Estudios del organismo, a un asiento como consejero.

Pero hay quienes ven que existe una tercera opción: que siguiera Mario Marcel. La idea ha comenzado a circular, argumentándose que sería una señal de continuidad ante el complicado escenario económico y político, y dada la buena evaluación transversal que se tiene del desempeño de Marcel en medio de las crisis social y sanitaria. A algunos políticos se sumó esta semana la economista de la UAI, Andrea Repetto, que planteó que se considere la opción de un nuevo período, que sería por el lapso que le queda como consejero (cuatro años).

/gap