Señora

Izkia Siches P.

Presidenta del Colegio Médico de Chile A.G.

 Señora Presidenta:

Iniciamos esta carta transcribiendo parte de lo expresado por el doctor Sergio Salas Flores, prestigioso médico cirujano vascular, el 6 de febrero pasado en un programa de Radio Agricultura donde es panelista, a raíz del fallecimiento del ex Presidente Don Eduardo Frei Montalva y de la sentencia por homicidio dictada por el Ministro en Visita Extraordinaria Don Alejandro Madrid:

 

“… insisten en echarle la culpa al doctor Silva cuando saben que el problema lo produjo la primera operación…”.

“… se le hizo una operación que todos hacíamos…, y en el cierre, probablemente hubo un punto o algo que se complicó…”.

“… probablemente la cosa más rara es lo que duró. Que duró tanto, porque tenía un gran tratamiento. Con todo lo que se podía hacer en ese momento. Los mejores antibióticos, los mejores médicos. El mejor manejo general. Se empezó a usar una técnica que en ese entonces era bastante novedosa, que es el lavado peritonial…, en fin se hizo todo lo mejor del arte médico”.

“… resulta que cuando uno escucha las declaraciones de la familia, parece que hubiesen estado en el limbo. Pasaron cosas que ellos nunca supieron. ¡Yo no tengo idea por qué hicieron esto o por qué hicieron esto otro!. ¡Jamás!, tu estay encima y más cuando tú tienes un yerno que es médico y tienes todos estos amigos… La información que tuvieron que haber tenido era absolutamente completa. Y resulta que ahora… nunca supimos nada. Esto es absolutamente insostenible!”.

“En el ambiente médico, en los cirujanos sobre todo, hay una gran indignación. Hay una vergüenza muy grande. Vergüenza de que esté pasando esto en Chile… Estamos tratando que la Sociedad de Cirujanos diga algo, que se yo, porque realmente es una cosa que nunca en la historia había visto una cosa así, y que pase en Chile cuando somos más o menos serios”.

“El colegio Médico no tengo idea porque no dice nada… Pero no resiste…y están los testigos y no hay ninguno que diga otra cosa, y gente de mucho peso, el doctor Weinstein, el mismo doctor Silva, todos los testimonios técnicos, .. está el utiólogo que lo atendió el doctor Sergio Valdés, .. y yo te digo, he hablado con médicos de los más diversos ámbitos, de la Católica, de la Chile, del Salvador y todo el mundo está de acuerdo…”.

“Y yo espero y confío que por la seriedad de Chile y por la parte médica también, por la integridad de todos nosotros, de que esto se corrija, porque esto es algo casi insoportable”.

Pero no es sólo el doctor Salas quien habla de lo que para la gran mayoría de los médicos es evidente: El ex Presidente falleció a raíz de una complicación médica producida a raíz de la primera operación a la que fue sometido por el doctor Augusto Larraín Orrego y no hubo ni asesinato ni conspiración.

Está la carta escrita por el doctor Gonzalo Grebe Barro, Profesor titular y ex Decano de la Facultad de Medicina de la Pontificia Universidad Católica de Chile. El doctor Grebe dice, en general respecto a las conclusiones del fallo judicial del Juez Madrid: “Hasta cuando seguiremos fuera de toda lógica y respeto a la verdad”.

Está la carta escrita por el doctor Hernán Correa Gutérrez, médico dermatólogo. Respecto al sentenciado doctor Sergio González Bombardiere, el doctor Correa dice: “Todos quienes hemos sido alguna vez residentes, sabemos que nuestro rol es ser una sombra de nuestro profesor, ya que la docencia que recibimos es tutorial, y en tal condición no decidimos sobre las acciones que estos ejecutan. Imagino que esta fue la circunstancia que hizo que el doctor González se viera involucrado en los hechos que se le imputan”.

 

Está la carta escrita por los doctores Axel Christensen Herrera, Sergio Stone Cereceda y Bernardo Valdés Durruty. Quienes respecto de otro de los sentenciados, el doctor Patricio Silva Garín, dicen: ”La sentencia, débil en pruebas y basada en hechos supuestos, no sobrevivirá el escrutinio serio de una Corte.

 

Está la entrevista del doctor Reynaldo Martínez, médico víctima de DD.HH., quien refiriéndose a la sentencia del Juez indica: “El Ministro acusa al médico Patricio Silva como autor, a otro de cómplice y a otros dos médicos de encubridores. Quiere decir que hubo una asociación ilícita para matar al ex Presidente Frei Montalva. Pero entonces la asociación ilícita es a lo menos de 20 doctores, porque unos 20 facultativos intentaron salvarle la vida al ex Mandatario”.

 

Está la carta escrita por el doctor Alberto Estévez, médico cirujano, quien expresa en su misiva: “Como médico, comparto la impresión de los colegas de que la muerte del Presidente Frei fue producto de una complicación quirúrgica”.

 

Está la carta del doctor Eduardo Bastiás Guzmán, médico cirujano, quien, haciendo referencia a la entrevista al doctor Reynaldo Martínez expresa: “La lectura del curso clínico, avalada por testigos directos, permite concluir con certeza que falleció de causas naturales. En este contexto, no solo el Colegio Médico debiera llamar a la prudencia, sino el partido democratacristiano”.

 

La carta del doctor Juan Suárez Molina, cirujano digestivo, profesor Emérito de Cirugía de la Universidad Valparaíso. El doctor Suárez expresa: “Ninguno de estos argumentos establece la manera en que el Dr. Silva mata a don Eduardo Frei, cómo lo hizo, en qué momento o momentos, cuál fue el arma, tóxico o veneno usado, cuáles fueron los cómplices. Nada”.

 

Como Observatorio Militar y Policial de DD.HH., seguidores desde hace tiempo de la causa judicial de Don Eduardo Frei Montalva, creemos que más allá de los testimonios de los facultativos médicos que le hemos presentado, si hay alguien que representa lo que ha sido nuestro trabajo de investigación de este caso jurídico-político- mediático es lo expresado por el periodista Don Julio E. Chiappini, quien en escribió la columna “La condena por homicidio en el caso Frei”, el 5 de febrero pasado en El Mercurio. Solo queremos destacar una parte de la columna del periodista:

“Esta condena deja acaso dos lecciones de prudencia. Una personal: el afán de justicia puede hacernos encontrar culpables a toda costa; cuando, por lo contrario, la justicia y la prudencia imponen que “es mejor que diez culpables escapen, a que un inocente sufra” (Blackstone)”.

 

Entonces Sra. Presidenta, cuánto tiempo más va a esperar el Colegio Médico para pronunciarse respecto a esta atrocidad de la justicia, que una vez más se ha visto manipulada por las ambiciones políticas y la sucia mezquindad de quienes, no importando a quienes dañen, no desean más que, a como dé lugar, se concluya que la muerte de Don Eduardo Frei Montalva fue un asesinato.

 

Volviendo sobre las palabras del doctor Sergio Salas que referimos al comienzo de esta misiva: “Y yo espero y confío que por la seriedad de Chile y por la parte médica también, por la integridad de todos nosotros, de que esto se corrija, porque esto es algo casi insoportable”. Entonces Srta. Presidenta, el Colegio Médico también se va a ser cómplice de esta farsa jurídica que solo beneficiará a la clase política, ¿que todo lo utiliza y todo lo ensucia?. ¿Se va a ser cómplice de esto que es algo casi insoportable?.

 

Le saludan atentamente,

 

Luis Niemann Figari

Guillermo García Lemaitre

 

 

Observatorio Militar y Policial de Derechos Humanos