Con una cuota de nostalgia, Samsung inició su evento de presentación de sus teléfonos inteligentes mostrando una de las mayores promesas que los rumores dejaron ver en los últimos meses. Definido como “una nueva dimensión”, la compañía mostró el teléfono con una pantalla que se dobla: Galaxy Fold.

El dispositivo, que ya había mostrado parcialmente en noviembre del año pasado durante la conferencia para desarrolladores, hoy vio la luz completamente con su pantalla externa de sólo 4,6 pulgadas, pero que al extenderse, deja una pantalla de 7,3, con lo que Justin Denison, product manager de Samsung, lo definió como “un teléfono y una gran tablet” en un único dispositivo.

Tal como se había detallado en la presentación anterior, el teléfono permitirá abrir una aplicación en la pantalla externa y luego continuar con la misma tarea en su pantalla interior más grande.

En este sentido, además la firma detalló que, por primera vez, se podrá tener tres aplicaciones en multitask. Entre las características que mencionaron durante la presentación se encuentra su batería de 4.380mAh, 12GB de RAM y 512GM de almacenamiento. Además de seis cámaras distribuidas en el cuerpo del equipo que estará en cuatro opciones de colores: cosmos black, space silver, marcial green y astro blue.

De acuerdo a la información entregada, este dispositivo estará disponible desde el 26 de abril en mercados seleccionados con un valor referencial de 1.980 dólares. Las estrellas de la jornada A media hora de iniciado el evento, el CEO de Samsung, DJ Koh, mostró por primera vez uno de los tres teléfonos que buscan celebrar el décimo aniversario de la línea Galaxy.

En esta oportunidad fue el Galaxy S10+ el que estaba en la mano del empresario para dar inicio a la presentación de estos dispositivos. Disponibles en dos versiones, el Galaxy S10 llegará al mercado con teléfonos con una pantalla de 6,1 pulgadas para el S10, y 6,4 pulgadas para el S10+, con su cámara frontal sólo en un agujero en la esquina superior derecha, en una tecnología llamada “Infinity O-Display AMOLED”.

Además, esta pantalla también cuenta con la tecnología de un lector de huellas en la pantalla, una función que Huawei ya incluyó en su último smartphone, el Mate 20 Pro. Sobre la fotografía, un elemento que en los últimos años se transformado en fundamental para la firma, de cada uno de estos teléfonos, el S10 cuenta con una cámara frontal de 10MP, mientras que en la zona posterior tiene una cámara Dual Pixel de con una combinación de dos lentes de 12MP y un tercero de 16MP.

Para el Galaxy S10+, la firma decidió mantener la misma configuración posterior, pero agregar una cámara frontal de 8MP.

Respecto a las características internas de estos teléfonos, Samsung decidió incluir una memoria interna de 128GB o 512GB y una memoria RAM de 8GB, para ambos dispositivos y un procesador Octacore, además del sistema operativo Android Pie.

Estos smartphones estarán disponibles en Negro Prisma, Blanco Prisma y Verde Prisma. En tanto, el dispositivo Galaxy S10e, que tiene una pantalla de 5,8 pulgadas y una memoria RAM de 8GB y un almacenamiento de 128GB. Los colores disponibles para este teléfono son los ya mencionados, además de una versión amarilla.

Dos lentes en su cámara posterior y sólo un lente frontal. Samsung también decidió incluir la función de carga inalámbrica y compartir batería con otros dispositivos. Una función que permite cargar también los nuevos audífonos inalámbricos presentados en esta jornada: Galaxy Buds.

La firma detalló que estos dispositivos estarán disponibles en mercados seleccionados desde el próximo 8 de marzo, con un valor referencial de 749 dólares para el Galaxy S10e, 899 dólares para el S10 y 999 dólares para el S10+.

/gap