El cambio climático se cobró su primera víctima en el mundo. Se trata del Melomys de Bramble Cray, una especie de roedor que fue declarada extinta por el gobierno australiano el pasado 18 de febrero del 2019.

Según informa el portal estadounidense Washington Post, los melomys son los primeros mamíferos que se extinguieron como consecuencia del calentamiento global. Hace años, asegura el medio,  estos pequeños roedores que se caracterizaban por su cuerpo redondo, largos bigotes y cola grumosa podían ser avistados sin mayor dificultad en la isla Bramble Cray.

Hace un tiempo, los especialistas especulaban ya sobre la extinción de estos ejemplares. Un reporte difundido en el año 2016 por el gobierno de Australia ya había adelantado la posibilidad de que el roedor se encuentre extinto.

En la investigación, liderada por la gobernación de Queensland y la Universidad de Queensland, se aseguró que un sondeo realizado en marzo del 2014 no pudo detectar ejemplares de las Melomys de Bramble Cray en el campo, por lo que entre el 29 de agosto y el 5 de septiembre del mismo año los investigadores acudieron nuevamente para verificar la existencia de los roedores en la isla.

Según el texto de la investigación, un pescador que visitó durante 10 años la isla Bramble Cay dijo que no había visto un ejemplar de Melomys desde finales del año 2009, lo que despertó las sospechas de la posible extinción del mamífero.  Pese a los adelantos hechos por la investigación, el gobierno de Australia decidió colocar al Melomys de Bramble Cray (Melomys ruicola) en la categoría de en peligro de extinción.

Sin embargo, en el  comunicado difundido el 18 de febrero del 2019 por la Ministra del Ambiente de Australia, Melissa Prince, se informó que los roedores fueron transferidos de la categoría en peligro de extinción a extintas, confirmando lo que los científicos de Queensland ya anticiparon años atrás.

Según informa el periódico australiano Sydney Morning Hearld, Geoff Richardson, vocero del departamento ambiental de Australia confirmó que los esfuerzos realizados para localizar ejemplares de las Melomys de Bramble Cray habían fracasado. Añadió que la extinción de la especie no debía tomarse a la ligera.

Con él estuvo de acuerdo Tim Beshara, director de la Policía Federal de la Wilderness Society quien dijo que si bien existió un plan para aumentar la población de los roedores, este fue muy limitado y nunca se revisó si logró sus objetivos. ​ Beshara lamentó la extinción de la especie.

“Las Melomys de Bramble Cray eran unas pequeñas ratas cafés, pero eran nuestras pequeñas ratas cafés y era nuestra responsabilidad asegurarnos de que no se extingan. Y fallamos”, sentenció.

Por su parte, la Ministra del Ambiente de Queenslan, Leanne Enoch, aseguró que la extinción de estos mamíferos demostró que los seres humanos “estamos viviendo los efectos reales del cambio climático ahora”.

La lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) también declaró ya extintos a los Melomys de Bramble Cray.

El sitio web del listado sostiene que la mayor amenaza a la que se enfrentó la especie fue el cambio climático, pues este causó tormentas e inundaciones en el hábitat natural de esta especie endémica.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:https://www.elcomercio.com/tendencias/extincion-primer-mamifero-cambio-climatico.html?fbclid=IwAR0fCRLx1qKoVdnqpO_a7pQVkYCTU-G602oEPyl9cAl84imxBD5MJ1Ffmlc.