El cierre de las fronteras de Venezuela con Curazao, Aruba, Bonaire y Brasil, que anunció el Gobierno de Nicolás Maduro para prevenir una posible amenaza extranjera, afectará el intercambio comercial y la economía de este país caribeño, dijo a Sputnik el politólogo Walter Ortiz.

“El intercambio económico, es el principal elemento; nadie va a querer en una situación como esta generar un intercambio fluido económico con Venezuela, eso sin duda alguna no solo afecta a Venezuela, es un problema de relacionamiento bilateral, es decir, tanto afecta la situación económica o política de Venezuela, a los venezolanos, como afecta por ejemplo a los arubeños, curazaleños, y a la zona norte de Brasil”, dijo Ortiz.

Maduro anunció el 21 de febrero el cierre total de la frontera terrestre con Brasil para contrarrestar “provocaciones”.

Un día antes, el Gobierno venezolano había dispuesto el cierre indefinido de toda comunicación con las islas caribeñas de Aruba, Curazao y Bonaire, territorios autónomos del reino de Holanda.

Ayuda humanitaria para Venezuela

El presidente también sostuvo que evaluaba el cierre de la frontera con Colombia.Ortiz, egresado de la Universidad Central de Venezuela (UCV), respaldó las medidas preventivas del Ejecutivo venezolano.

“Son medidas de disuasión que el Gobierno nacional está tomando para prevenir la ocurrencia de algún tipo de evento (…) tiene mucho que ver el hecho de que hay una fuerte señal de algunos movimientos de carácter militar, alguna utilización por parte del Gobierno de los Estados Unidos, en el espacio territorial de Puerto Rico y República Dominicana”, dijo.

El canciller Jorge Arreaza denunció el 21 de febrero que Estados Unidos está utilizando territorios de países del Caribe para atentar contra Venezuela.

“Venezuela ha establecido contactos con el Gobierno de República Dominicana, las autoridades de Puerto Rico y de otros países insulares del Caribe, con el fin de alertarles sobre la utilización inconsulta de sus territorios para el lanzamiento de operaciones contra nuestro país”, dijo Arreaza.

El experto consideró que el cierre de las fronteras va más allá de impedir el anuncio de la oposición de ingresar ayuda humanitaria con apoyo de Estados Unidos y otros países.

“Lo primero que debe procurar no solo este Gobierno, cualquier gobierno del planeta, es la protección de sus fronteras, independiente de todo lo que se viene hablando de una proclamada ayuda humanitaria y todo un desarrollo que no ha contado ni con la anuencia del Gobierno venezolano, ni tampoco ha contado con el cumplimiento de los protocolos internacionales”, precisó.

Ayuda humanitaria para Venezuela en Cúcuta
© REUTERS / EDGARD GARRIDO

El Ejecutivo venezolano ha reiterado en diversas ocasiones que la ayuda humanitaria es un pretexto para invadir el país y propiciar un golpe de Estado contra el mandatario Maduro.Sin embargo, el presidente Maduro divulgó el 21 de febrero un acuerdo para recibir asistencia técnica humanitaria de la Unión Europea, a través de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), por 2.000 millones de dólares.

 

La vicepresidenta Delcy Rodríguez, a su vez, enfatizó que en Venezuela “no hay crisis humanitaria” y recordó que en el marco del derecho internacional se procede a una ayuda humanitaria solo en caso de catástrofes naturales y conflictos armados.

El Gobierno venezolano ha advertido que cualquier vehículo que ingrese a su territorio sin autorización será considerado como blanco militar.

/gap