El gobierno colombiano afirmó este sábado que 285 personas están lesionadas por la represión que ordenó el régimen de Nicolás Maduro para impedir el ingreso de ayuda a Venezuela y ordenó el retorno de camiones con ayuda humanitaria.

“Esta acción pacífica y de carácter humanitario ha sido interrumpida desde Venezuela bajo el régimen usurpador de Maduro con una represión violenta y desproporcionada”, dijo el canciller Carlos Holmes Trujillo en una declaración a los medios.

Según el funcionario, hay 285 lesionados – 255 venezolanos y 30 colombianos – “principalmente por efectos de gases lacrimógenos y armas no convencionales“.

A raíz de ello, “se ha dispuesto el retorno de los camiones para proteger la ayuda con excepciones de los camiones que tenían medicamentos que fueron quemados en territorio venezolano”, afirmó Holmes Trujillo.

Por otro lado, las autoridades colombianas respaldaron las cifras sobre la jornada que otorgaron la Asamblea Nacional de Venezuela y que señalan que cinco personas fallecieron y otras 51 se encuentran detenidas en Táchira por el accionar del régimen en los distintos pasos fronterizos.

“Lo que ocurre en la frontera con Brasil no es represión común (…) Lo que ocurre en Santa Elena de Uairén es una masacre contra el pueblo indígena pemón en donde contabilizamos cuatro personas asesinadas y cerca de 30 heridos de bala”, dijo en rueda de prensa el diputado Juan Andrés Mejía.

Dos ambulancias en las que movilizaban a supuestos muertos y heridos cruzaron este sábado la frontera entre Brasil y Venezuela, donde aguardan, del lado brasileño, dos camionetas con ayuda humanitaria para el país caribeño, tras el cierre ordenado desde el jueves por el Gobierno de Nicolás Maduro.

Una primera ambulancia procedente de Venezuela con heridos cruzó entre los cientos de manifestantes antichavistas que se aglomeran en el paso fronterizo entre ambos países y se adentró en territorio brasileño.

Minutos después se repitió la escena. Una segunda ambulancia atravesó el mismo punto, pero esta vez una persona desde dentro del vehículo hizo el número cuatro con los dedos hacia abajo, para acto seguido, hacer un número tres, pero con los dedos hacia arriba.

/Gap