Universidad de Chile perdió el rumbo y parece no tener retorno. En una nueva presentación para el olvido, especialmente el primer tiempo, los dirigidos por Frank Darío Kudelka no pudieron doblegar a un correcto O’Higgins que hizo poco para quedarse con la victoria.

El entrenador de la “U” perdió el norte, traicionó su idea futbolística (o por lo menos lo que pregonaba cuando llegó y que nunca se ha plasmado en la cancha) y volvió a mandar al frente a sus jugadores. Esta vez fueron los jóvenes del equipo los que -a su juicio- no fueron capaces de llevar a cabo lo que entrenaron durante la semana.

La realidad es que el DT volvió a parar dos líneas de cuatro y dos delanteros para enfrentar a los celestes (como en 2018). Decidió jugar de contra. Paró al equipo en ¾ de cancha propia y cuando recuperaban la pelota, inmediatamente, lanzaban el pelotazo largo para que Torres y Benegas hiciesen lo que pudiesen. Nada de posesión de pelota, de juego atildado u ofensivo como le gusta -se supone- al ex técnico de Talleres…y así le fue.

Un penal inventado por Francisco Gilabert, le bastó a los del Fantasma Figueroa para doblegar a este Romántico Viajero que está en el suelo. La realidad es que -tras el partido- Kudelka manifestó, de forma soterrada, su deseo de no seguir en la institución. Se le nota. No lo oculta, pero tampoco lo dice de frente. Por otro lado, en Azul Azul también quieren que el argentino se vaya, pero tampoco están dispuestos a pagarle lo que le corresponde del contrato.

¿Quién tomará la iniciativa de pensar en el club y dar un paso al costado? Veremos.

Por. Jaime Troncoso Trunce (Twitter: @matrope_ )