El comediante abrió anoche el humor en la Quinta Vergara, con una rutina que le permitió obtener una Gaviota de Oro con un show que hizo reir a carcajadas al público en Viña del Mar.

Cuando Felipe Avello está hablando frente al micrófono es difícil saber si lo hace en serio o se esconde detrás de una broma. Por lo mismo, no es posible interpretar si es que, previa a su presentación en la Quinta Vergara, está verdaderamente tranquilo o la sonrisa del comediante engañó a todos en la conferencia de prensa.

En un ambiente distendido, Avello ayer se sentó a conversar sobre sus impresiones antes de subirse al escenario, en lo que quizás fue la presentación más relevante y esperada de su carrera.

“Creo que el show que hago es entretenido. Trato de que la gente se ría y lo pasen bien. Si al final uno es un entretenedor del público”, dice Avello, quien se presentará luego de Wisin y Yandel.

La prensa expectante ante cualquier chiste que pudiese decir, consultó sobre los detalles de su presentación en el Festival. Allí el comediante se sinceró, o al menos eso pareció, considerando sus intervenciones siempre al filo de la ironía: “Me llamaron de la Teletón, para colaborar. Llegué ahí y estaba Iván Zamorano, famosos y referentes míos de los años noventa, Angélica Castro y ahí me entusiasmé, y empecé a hacer la rutina que teníamos preparada para Viña. Y le mue súper bien”.

Luego de eso, el ex panelista de SQP siguió contando que tuvo que preparar un nuevo guión durante el verano, trabajo que llegó a realizar con la ayuda de 15 personas. Afirmó que trata de una rutina en la que buscó incluir parte del show que ha venido realizando el último año –bautizado como Corazón Llenito – y temas de actualidad como “El Chimuelo” y el presidente de Gasco que se enfrascó en una polémica con los veraneantes del largo Ranco. “Me gusta tener elementos que todos manejemos. Si al final la gracia es que todos nos podamos reír”, expresó.

Los dos mundos del humor de Avello

En los últimos años, distintos festivales han apostado por contar con standuperos en sus parrillas. Viña, este año, tiene a cinco: Felipe Avello, Jani Dueñas, Jorge Alís, Mauricio Palma y el cubano Bonco Quiñongo.

Sin duda Avello se ha transformado en uno de los pioneros de este formato en Chile, además de ser uno de los referentes. El comediante dice no sentirse representante de esta nueva forma de hacer reír y tampoco reniega de la “vieja guardia del humor”, por lo que recordó a figuras como Lucho Navarro o el uruguayo Juan Verdaguer. “Por la edad, yo creo que estoy como al medio de los humoristas mayores y los humoristas jóvenes con los que he tenido que actuar. Tengo como de los dos mundos”.

También tuvo palabras sobre Jorge Alís, a quien señaló como uno de los primeros en hacer este tipo de comedia en el escenario del Festival. “Yo ya llevaba un tiempo de verlo y dije “esto va a tirar para arriba el stand up comedy’. Y así fue. De ahí en adelante, yo me retiré de mi otro trabajo que tenía y empecé a dedicarme a actuar”.

/gap