Un terminal de gama alta, dos de gama media y uno de entrada. Esa es la oferta que Sony ha decidido presentar este año en el MWC. La estrella será el nuevo Sony Xperia 1, un teléfono totalmente renovado, más largo, más fino, más ligero, con tres cámaras traseras y toda una serie de funciones y de aplicaciones exclusivas. Los terminales de gama media se llaman Xperia 10 y Xperia 10 Plus. Y el más asequible, Xperia L3.

Para esta nueva generación, Sony ha querido recuperar, de alguna forma, sus origines como compañía de entretenimiento, basada en la música y los contenidos audiovisuales. Por eso, las capacidades de sus productos están claramente enfocadas a la reproducción multimedia. De ahí el nombre de Xperia 1. No se trata de una continuidad de lo anterior, sino de algo totalmente nuevo y que acaba de nacer.

Y para muestra, un botón. En todos los terminales, salvo en el L3, Sony estrena un nuevo formato de pantalla, 21:9, o formato Cinemascope, que es el mismo que tienen las pantallas de cine. La firma asegura que el formato resulta más «inmersivo» y que al ser las pantallas más alargadas es posible, además, una multitarea mucho más real, con espacio mms que suficiente para trabajar con dos aplicaciones a la vez.

Sin embargo, no son muchos los proveedores que a día de hoy ofrecen contenidos para este nuevo formato móvil. Para subsanar esa carencia, Sony ha llegado a acuerdos con algunos de los principales proveedores de contenidos en 21:9. Y además la propia Sony Pictures empezará en los próximos meses a ofrecer películas y series en el nuevo formato. Según la compañía, las pantallas más alargadas favorecen también la visualización en los juegos, ya que las zonas de control están a los lados y no taparemos la visión con los dedos, como sucede con los formatos tradicionales. Por supuesto, los terminales también podrán hacer fotos y vídeos en 21:9.

Para favorecer el uso la multitarea avanzada que permiten las nuevas pantallas, Sony ha implementado en sus nuevos terminales tres formas diferentes para acceder a la multiventana. La primera es una aplicación, que vendrá precargada en los teléfonos. Bastará con abrirla para que la pantalla aparezca dividida en dos. La segunda es accesible desde el menú flotante de aplicaciones, que se abre con dos toques de un dedo en el marco de la pantalla, en su parte superior. Al hacerlo, además de las aplicaciones recientes aparecerán varios iconos, uno de ellos el de la pantalla partida. Y el tercer método será con la voz, pidiendo a Google Assistant que abra la multiventana. Para disfrutar de esta tercera posibilidad, sin embargo, habrá que esperar a una actualización que llegará en los próximos meses.

La potencia de la imagen

Es el primer teléfono con pantalla 4K HDR OLED, y en formato 21:9. La pantalla es 6,5 pulgadas y el sonido Dolby Atmos. De formas estilizadas, el teléfono es más alargado y ligero que sus predecesores: sus dimensiones son de 167 x 72 x 8,2 milímetros y su peso de 180 g. Tanto el frontal como la parte trasera son de cristal, protegido contra golpes y arañazos con Gorilla Glass 6, y el sensor de huellas sigue estando en el lateral derecho. Por supuesto, es resistente al agua y al polvo (certificación IP 68), lo que significa que aguanta sumergido durante treinta minutos hasta un metro y medio de profundidad. Lleva Dual SIM e incorpora Android 9 Pie, la última versión del sistema operativo de Google.

Máximo rendimiento

En su interior, el equipo incorpora el nuevo procesador de Qualcomm, el Snapdragon 855, construido con tecnología de 7 nanómetros, capaz de soportar aplicaciones de Inteligencia Artificial y de conectar el móvil a las nuevas redes 5G. El nuevo chip, que sin duda será el elegido para muchos de los terminales de la gama alta de este año, tiene ocho núcleos de procesamiento diferentes: uno con velocidad de reloj de 2,8 GHz, tres a 2,4 GHZ y los cuatro restantes a 1,8 GHZ. Y cuenta además con una Unidad de Procesamiento Neuronal (NPU) que controla por Inteligencia Artificial tanto la calidad de las fotografías como la de los vídeos, además del rendimiento de las aplicaciones y la duración de la batería.

El procesaador viene acompañado por 6 GB de memoria RAM, y el espacio pra almacenamiento es de 128 GB. La batería es de 3.300 miliamperios con sistema de carga rápida. Puede parecer poco si la comparamos con la de terminales de otras marcas, pero Sony tiene más que demostrado que su exclusivo sistema de control de batería es capaz de alargar su duración muy por encima de su competencia más directa.

Fotografía profesional

En el apartado fotográfico, señalar que Sony se ha decidido por fin a dejar a un lado la cámara única, y ha pasado a un sistema de triple lente, con tres sensores de 12 megapíxeles que cumplen distintas funciones. La primera cámara incorpora una lente de 26 mm con apertura F/1,6; la segunda lleva una lente Tele Zoom de 53 mm y apertura F/2,4; y la tercera, un Súper gran angular, monta una lente de 16 mm y F/2,4. La cámara frontal es de 8 megapixeles.

Ahora bien ¿Que podremos hacer con ellas? Por ejemplo, dispondremos de un Zoom óptico de dos aumentos, efecto bokeh, y la posibilidad de poder capturar imágenes amplias, de hasta 135 grados, mucho más que el rango de visión humano. El nuevo X1 es capaz de disparar en ráfaga hasta diez imágenes por segundo. y, otra novedad, es compatible con el Modo Raw, aunque para disparar en Raw será necesario bajarse una app de terceros.

Vocación multimedia

Para que quede muy clara su vocación multimedia, el terminal Incluye también el mismo procesamiento de imagen que permite el X1, el chip que usan los televisores de Sony. De este modo, el sistema es capaz, igual que si fuera un televisor, de «mapear» las distintas zonas de la imagen y mejorar cada zona de forma independiente. El Xperia 1 incluye, por primera vez en un móvil, un nuevo Creator Mode, que permite ajustar los colores a lo que el creador del vídeo o película quería. Una tarea que hasta ahora solo era posible utilizando monitores profesionales.

En cuanto al vídeo, Sony se ha asociado con Cine Alta para crear Cinema Pro, una aplicación de aspecto profesional que permite grabar vídeos en 4K a 21:9 y con la que podemos manejar hasta siete parámetros diferentes, (tipo de lente, ISO, foco, etc), antes de ponernos a grabar. En otras palabras, el teléfono se convierte en un auténtico estudio de grabación, con posibilidades creativas que hasta ahora no se habían visto en ningún otro teléfono móvil.

El sonido es importante

En el apartado de sonido, encontramos dos altavoces estéreo con sonido envolvente y el sistema Dolby Atmos. El dispositivo permite, además, asignar a voluntad más potencia del procesador a los juegos, gracias a Plataforma Game Enhancer, en la que podemos seleccionar el «modo Boost» (ojo, consume más batería) o pedir consejos para avanzar si nos quedamos atascados en un juego, o grabar la partida al mismo tiempo que nos grabamos a nosotros jugando, y emitirlo todo a la vez por streaming.

Una serie de funciones que serán, sin duda, enormemente apreciadas por los «gamers». El Xperia1, y eso es una buena noticia, conserva el Sistema de Vibración Dinámica (DVS) de sus predecesores, un pequeño émbolo (mecánico) que golpea desde dentro el teléfono, haciéndolo vibrar más o menos al ritmo del contenido que estemos viendo o escuchando. El teléfono empezará a comercializarse esta misma primavera. Y llegará en cuatro colores: Negro, gris, blanco y un original color púrpura.

También Xperia 10 y Xperia 10 Plus

Son los dos terminales de gama media. Lo cual significa que, sin llegar a las prestaciones del Xperia 1, cuentan con especificaciones altas y por un precio asequible. Como rasgo distintivo, tanto el Nuevo Xperia 10 como el 10 Plus incorporan una doble cámaraa trasera (con sensores de 13 y 5 megapíxeles en el Xperia 10 y de 12 y 8 megapíxeles en el 10 Plus. Ambas cámaras frontales son de 8 megapíxeles. La pantalla es de 6 pulgadas LCD Full HD+ en el Xperia 10 y algo mayor, de 6.5 pulgadas, en el modelo Plus. Ambos estrenan el mismo formato que su «hermano mayor»: 21:9.

Tampoco el procesador, ni la memoria RAM, son iguales en ambos teléfonos. Así, encontramos un Qualcomm Snapdragon 630 en el primero, con 3 GB de RAM, y un Qualcomm Snapdragon 636, con 4 GB de RAM, en el modelo Plus. En ambos casos la memoria de almacenamiento es de 64 GB. Y las baterías son de 2.870 y 3.000 miliamperios, respectivamente. Ambos terminales saldrán inmediatamente a la venta.

Por último, el Xperia L3, el «pequeño de la familia», tendrá una pantalla más pequeña, de 5,7 pulgadas HD+, doble cámara trasera con sensores de 13 y 2 megapíxeles y una delantera con 8 megapíxeles. El procesador, en esta ocasión, es un Mediatek MTK6762, apoyado por tres GB de memoria RAM. Para almacenamiento tendremos 32 GB, eso sí, con una ranura de ampliación que permite el uso de tarjetas micro SD de hasta 512 GB adicionales. La batería es de 3.300 miliamperios y su precio, mucho máa contenido.

/psg