Una de las preocupaciones importante en nuestra vida, es que los años pasan rápidamente, por lo mismo todos vamos envejeciendo y esa incertidumbre de no conocer que pasará más adelante, cuando ya no tenemos trabajo, cuando existe cesantía, cuando se producen situaciones de enfermedad, cuando las deudas nos van apremiando, cuando nuestros hijos  van creciendo y debemos tener los recursos para los estudios superiores, es cuando nos acordamos de que no hicimos todo lo que hubiésemos querido hacer para obtener un buen empleo y fundamentalmente haber cotizado o ahorrado para la vejez.

​Al llegar el momento de pensionarnos, debemos considerar cual es la modalidad más adecuada al tener presente cuanto hemos ahorrado y a que podemos optar, de acuerdo a nuestra realidad. Quienes consideran optar por la modalidad de pensión llamada “Retiro Programado” que significa mantenerse en una AFP al momento de pensionarse, es principalmente porque, tal vez, no cotizaron lo suficiente para poder acceder a una Renta Vitalicia, ya que en esta modalidad se requiere reunir un monto mínimo y cuando éste no es factible, obligatoriamente deberán mantenerse en una Administradora, ahora como pensionado, conociendo que su pensión disminuirá con el tiempo hasta que ésta se agote.

Quienes se preocuparon de incrementar los ahorros obligatorios, tendrán la posibilidad de optar por otras modalidades de pensión, como puede ser una “Renta vitalicia” y así asegurar una pensión de por vida, no solo para el pensionado sino también asegurar a su familia, pero que no solo depende de ello sino de las oportunidades que se tuvieron a lo largo de la vida laboral.

No se trata de echarse la culpa unos a otros, sino de tener claridad de conocer en que se ha fallado, tanto de parte de las AFP, de los gobiernos anteriores, de los políticos, también de las personas que por diferentes circunstancias no han podido cotizar, de la postergación de la obligación de cotizar a los independientes, de la falta de políticas públicas para un país que envejece rápidamente y nadie se hace cargo de ello.

​Por otra parte, cuando los sueldos son muy bajos, muchas personas deciden simplemente trabajar sin contrato, para que su sueldo líquido no disminuya, y también los empleadores propician contratos con sueldo mínimo y es un círculo vicioso que a la larga perjudica enormemente la futura pensión. Cuando un país no tiene un crecimiento sostenido, eso se traduce en menos inversión y por ende menos fuentes laborales que van a mermar las futuras pensiones.

 

Cuando ya somos adultos, y ya hemos cumplido con nuestra tarea fundamental, de formar, de educar a nuestros hijos, lo que no queremos es ser un estorbo ni menos una carga para ellos. Nuestra aspiración es poder ser autovalentes y no depender económicamente de ellos. Pero nuestros hijos también quieren que como padres podamos disfrutar y contar con una pensión que nos permita satisfacer nuestros requerimientos básicos e ir más allá de ello, que podamos disfrutar de nuestros nietos y pasar lo mejor posible los años que nos quedan por vivir.

 

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com