Una doctora colombiana tuvo que a aprender de nuevo a hablar y a escribir tras pasar más de dos meses en una unidad de cuidados intensivos con covid-19, informaron esta semana los medios locales.

Delfina Polo Vivero, de 30 años, trabajó en el grupo anti covid-19 de la Policía Nacional y enfermó tras entrar en contacto con una persona contagiada el 7 de junio. La doctora, que tenía antecedentes de asma en su historial clínico, fue hospitalizada en su Cartagena natal, aunque después tuvo que ser traslada por vía aérea a la UCI de la Fundación Cardiovascular de Colombia en Floridablanca tras sufrir complicaciones.

La mujer, que fue intubada y sometida a una traqueotomía y 3 diálisis, sufrió 2 paros cardiorespiratorios y un fallo multiorgánico y acabó perdiendo 25 kilos, pero ahora no recuerda nada de eso.

“Me dieron de alta el 22 de agosto incapacitada por 6 meses, me toco empezar de nuevo a aprender hablar, abrir la boca, escribir, caminar, vestirme, conducir”, escribió la galena en su Facebook. Tras su recuperación, que fue muy larga y difícil, la mujer pudo por fin regresar a su vida normal, aunque afrontando las secuelas que le dejó el covid-19, como hipertensión, diabetes y necesidad de anticoagulantes.

La mujer se vio obligada a trabajar de nuevo al cabo de tres meses para poder pagar sus facturas. “Aquí en Colombia para tener algo debes ser amigo de los bancos”, escribió la doctora en su Facebook. Y añade: “las deudas no comen de enfermedad y incapacidad, ni por estar postrada en una cama”.

Asimismo, Polo Vivero denunció que ni ella ni muchos médicos de la primera línea no recibieron el bono covid por parte del Gobierno. “Es triste porque fui médico de primera línea de covid afectada y con secuela”, escribió el pasado 9 de diciembre.

/gap