El presidente del BancoEstado, Sebastián Sichel, fue convocado esta mañana a la comisión de Economía del Senado, en donde, ante las preguntas de los parlamentarios, despejó algunas dudas en torno al ataque informático del que fue víctima la institución y que derivó en el cierre de todas sus sucursales el lunes, las que paulatinamente se han ido reaperturando y se espera que mañana se retome la normalidad en las operaciones.

En ese sentido, aseguró que el ransomware (secuestro de datos) que detectó la entidad el sábado y que infectó miles computadores y terminales del banco, no logró robar información, “lo que dijimos fue que tomó información, fue capturar o más bien encriptar información, de ahí a robar hay una distancia extrema. Lo que hay acá fue toma y no robo, fue captura”.

“Al encriptar la información uno entiende que el sofware tomó la información. Es captura, toma de información, pero no han podido sacarla que es lo que hasta ahora está diciendo el informe del forense. Esa es la diferencia entre encriptar información o extraer o sustraer información. Está tomada y no ha logrado salir por ningún flujo del banco la información”, recalcó Sichel.

Ante la insistencia del presidente de la comisión, el senador Álvaro Elizalde (PS), y del senador Felipe Habroe (PPD), -quien actuó como principal interrogador de Sichel durante la instancia- respecto a si tiene certeza de aquello, el presidente del BancoEstado señaló que “los últimos informes dicen que no hay ninguna salida de información ni de recursos”.

“Hasta el día de hoy descartamos que se haya robado información, obviamente estamos en investigación en cursos, pero se ha revisado más del 90% de todos los programas y datos tomados. Es una captura, pero no hay salida de información. No lo descartamos al 100%, porque queda todavía el informe forense con el último porcentaje de revisión”, acotó.

Harboe también le consultó respecto a la permanencia del virus al interior del sistema de BancoEstado antes de que fuera detectado, considerando la experiencia de 2018 en el Banco de Chile cuando se descubrió que el malware que lo afectó llevaba ocho meses alojados en su sistema, a lo que Sichel respondió que “nosotros detectamos que la presencia del virus en el banco fue en un periodo muy corto y por eso lo logró entrar hacia el fondo”, aludiendo a que los fondos de los 13 millones clientes de la entidad no fueron perjudicados producto del ataque.

Además, aseguró que el virus no ha seguido moviéndose por el sistema del BancoEstado desde que el pasado sábado fue detectado, añadiendo que “ya tenemos el día, la hora y la fecha” de cuando el software malicioso ingresó al banco. “Por lo tanto, ese periodo en que efectivamente el virus estuvo dentro del banco es un periodo cortísimo de tiempo”, comparado con otros hechos ocurridos en el país y el mundo, dijo.

“Es un periodo ni siquiera de semanas, y eso es lo que hemos dicho públicamente que tiene que ver con la reacción temprana que tuvo el banco. En general, el tiempo que se demora en detectar la presencia de un virus son meses, y eso hace que puedan capturar información en particular. Acá estamos hablando de semanas y un poco menos de semanas”, apuntó.

Por lo mismo, continuó, “tampoco hay información alguna respecto a solicitudes de rescate o secuestro” de la información, ya que explicó que el corto tiempo de “latencia” del virus dentro del sistema generó que no se pudiera capturar información relevante, por lo que “los especialistas nos explican que es muy poco probable que en este ataque haya solicitudes de secuestro o rescate”.

/psg