En abril o mayo espera el Ministerio de Justicia poder presentar al Congreso la propuesta final del nuevo Código Penal, el cual busca actualizar radicalmente la actual normativa que data de 1874.

Un claro ejemplo de la necesidad de abordar las nuevas problemáticas dejó entrever el caso de Nido.org, el sitio web en que se compartían imágenes de alta connotación sexual sin el consentimiento de quienes aparecían en ellas, y cuyo presunto administrador se habría suicidado tras filtrarse su identidad.

Ayer el ministro de Justicia, Hernán Larraín, criticó la violación a la intimidad de las afectadas e informó que la nueva legislación, en el Titulo IV del Libro Segundo, relativo a los Delitos Contra La Intimidad, contempla “un completo y moderno catálogo” de ilícitos que serían aplicables en casos similares.

De acuerdo a la minuta, estos son los nuevos delitos que pretende llevar adelante la cartera:

Exhibición no consentida de registros de contenido sexual, ya sean videos, imágenes o sonidos de una interacción sexual. Se incluye en la sanción a quienes difundan los archivos pese a ser captados con el consentimiento de la persona, abordando así los casos de revenge o hate porn, así como los denominados packs (ver definiciones en nota relacionada).

Hostigamiento, el cual consiste en la afectación grave de las condiciones de vida de la persona afectada mediante el seguimiento físico, contacto o envío de comunicaciones, inclusive llamar por teléfono, insistente. Abordaría el fenómeno del stalker o acosador.

Asociación delictiva y criminal: pese a que se reconoce el actual delito de asociación lícita, se propone una estructura de menor exigencia, considerando solo algún nivel de organización efectiva que tuviera entre sus fines la perpetración de delitos, y no aquella organización comparada con los llamados “carteles”.

En este caso pueden predicarse dos finalidades: la obtención y difusión de material con contenido sexual; y eventualmente, de haber servido la organización para aquello, un secuestro o sustracción de menores.

Si las imágenes fueron obtenidas de soportes o medios con mecanismos de resguardo o bien mediante hackeo, los hechos revestirían los delitos de intromisión en la intimidad conjuntamente con el delito de perturbación de sistema informático.

Por último, en caso de comprobarse, podrían también acreditarse los delitos de estupro o incluso de violación mediante agresión si hubiese chantaje de difusión de imágenes de por medio.

Los siete puntos clave

Ya en términos generales, el ministerio reconoce siete grandes temas que serían abordados por el nuevo Código Penal.

1. Sistematización de las normas penales: se evitará que algunos delitos que se encuentran dispersos en la legislación secotiral se superpongan mediante la concentración de estos.

2. Habrán más delitos: se reconocen nuevas tipificaciones, salvando en ello lagunas de punibilidad de hechos considerados ilícitos penales en el derecho comparado. Tal es el caso de aquellos aplicables a partir de caso Nido.

3. Nuevo catálogo de penas: el proyecto contempla las penas de prisión; reclusión parcial en establecimiento penitenciario o en el domicilio, libertad restringida, trabajo en beneficio de la comunidad y multa. La importancia de esta última radicaría en los casos económicos, expresándose como “días-multa”, en donde un día multa corresponde al promedio diario de ingresos de una persona de un año anterior a la condena con la intención de afectar mediante una sentencia de igual magnitud al condenado.

4. Nuevo sistema de penas que pretende transformar radicalmente la estructura actual, expresando así las penas en años: prisión de 2 a 6 y no “presidio o reclusión menor en su grado máximo”, por ejemplo.

5. El legislador será quien imponga directamente la naturaleza y magnitud de la pena a cada delito, sacando del juego las atenuantes y agravantes, salvo algunas excepciones

6. Se establece un amplio listado de consecuencias adicionales a la pena, como comiso, inhabilitaciones, registro de huellas genéticas, registro de antecedentes. En el caso del primero, se priva a una persona de activos patrimoniales cuyo valor corresponde a la cuantía de las ganancias obtenidas a través del hecho, siendo transferidos al Estado.

7. En materia de responsabilidad penal de las personas jurídicas se ampliarán los delitos por los cuales una empresa puede ser penalmente responsable, dependiendo de su giro. Así, una firma minera deberá tener un sistema robusto de prevención de delitos medioambientales, y una de contabilidad en prevención de delitos tributarios.

Sobre el trasfondo del proyecto, el ministro señaló a este medio: “Vamos a tener penas que a lo mejor no van a ser tan significativas en su dimensión, pero cuando se determine que una persona sea condenada a privación de libertad, estas penas serán efectivas”.

Y en esa linea, concluyó: “Hoy una persona puede ser condenada a 5 años, y luego no pasar un día en la cárcel. Pero mañana, con este nuevo Código esa persona quizás no va a ser condenada a 5 años, sino que a 1 o 2, pero los va a cumplir en la cárcel”.

Se espera que la futura normativa aplique en algunos casos una pena por cada delito, sin que estos se “absorban” cuando un ilícito haya sido el medio para cometer otro.

Qué no esperar

En octubre del año pasado, una comisión de 10 expertos entregó al ministerio el ante proyecto del código, el cual ha sido analizado por facultades de Derecho, especialistas, y sometido a trabajos intersectoriales con otras carteras que se ven involucradas.

Las primeras propuestas no han estado exentos de polémica debido a algunos choques con las pretensiones del Ejecutivo. Tal fue el caso de la idea de despenalizar la eutanasia y el aborto durante los tres primeros meses, lo cual, según confirmaron a este medio, no va.

También hubo críticas, en particular desde el Congreso, sobre la idea de bajar la edad del consentimiento sexual de 14 a 12 años. Ello, también fue descartado.

La penalización a las lesiones al feto, ya sean conductas dolosas y culposas; delitos contra el medio ambiente; y la contemplación del femicidio y homicidio por odio, donde no se aplique el criterio de “arrebato” para no aminorar la pena, son otros temas a zanjar.

/psg