Un 4,4% aumentaron los cotizantes del sistema de pensiones en noviembre del año pasado, respecto del mismo mes de 2017, según informó el ministro de Trabajo y Previsión Social, Nicolás Monckeberg.

El secretario de Estado entregó ayer los últimos datos correspondientes a las cifras administrativas del Seguro de Cesantía y la Superintendencia de Pensiones. Estas muestran un alza de más de 200 mil trabajadores en un año, el segundo mayor crecimiento en la historia, ya que hace dos meses también hubo un alza considerable.

“Nuevamente las cifras de cotizantes del Seguro de Cesantía muestran un alza de los empleos de calidad, ya que en noviembre de 2018 se crearon más de 202.246 nuevos puestos de trabajo formales respecto a un año atrás”, dijo Monckeberg.

Por otro lado, el número de cotizantes de entre 18 y 24 años disminuyó 5,7% respecto del mismo mes del año anterior y la cifra acumula tendencia a la baja. Por el contrario, los cotizantes mayores de 55 años crecieron 6,9% el 2018, llegando a 556.422 (ver infografía).

Cecilia Cifuentes, directora del Centro de Estudios Financieros de ESE Business School de la U. de los Andes, dijo que la caída de los cotizantes jóvenes se explica por dos factores. En primer lugar, comentó, se debe al tema demográfico, ya que la fuerza de trabajo de ese segmento también cae. Pero además señaló que debe influir en ese tramo etario las nuevas formas de trabajo independiente, que suelen ser sin cotizaciones de seguridad social. “Es importante que se busquen mecanismos para que esos trabajos deban cotizar”.

Respecto del aumento de los cotizantes mayores de 55 años, indicó que es una buena noticia que esos nuevos trabajos para la tercera edad sean formales. “De esa forma permiten acceder a mejores pensiones, no solo porque jubilan más tarde, sino también porque ahorran más tiempo”.

Para David Bravo, economista y director del Centro de Encuestas y Estudios Longitudinales UC, el aumento de los cotizantes en el segmento de mayores de 55 años es una tendencia coherente con el incremento en la participación laboral y el empleo.

Sin embargo, dijo que la disminución de los jóvenes es un dato interesante, ya que en las cifras entregadas por el INE no se visualiza que haya un incremento en el desempleo, ni en la informalidad. “Lo que puede estar pasando es que estos resultados van de mano con el aumento de la cobertura de educación superior”, dijo.

Mayor empleo formal

Cifuentes sostuvo que el aumento de más de 200 mil empleos es una buena noticia ya que representa un crecimiento importante del trabajo formal. “Vuelve a mostrar que la encuesta del INE ha perdido representatividad”, indicó.

David Bravo, por su parte, destacó en primer lugar la entrega de las cifras de manera regular. “Es una práctica muy importante y efectivamente muestran un crecimiento bien fuerte en el empleo de cotizantes”.

Asimismo, sostuvo que los nuevos cotizantes reflejan que el mercado laboral está más dinámico y ratifican el hecho de que la encuesta de empleo del INE ha estado subestimando de manera significativa el dinamismo y crecimiento del empleo asalariado con cotizaciones.

Bravo destacó también que el aumento se da en todas las empresas y, en particular, en las empresas. “Es relevante que esos empleos adicionales se generan en empresas de más de 50 trabajadores, que son, además, las que tienen más formalidad, mayores ingresos y remuneraciones. Es una buena noticia”, afirmó.

La brecha salarial entre hombres y mujeres cayó un punto, llegando al 17% en noviembre de 2018. “Estamos viendo un cambio en las nuevas generaciones que nos deja muy esperanzados”, dijo el ministro.

Sin embargo, Monckeberg señaló que pese a la mejora de los números no hay que “relajarse”. “Nuestro desafío es que estas cifras se mantengan durante todo el año y para eso hay que seguir haciendo cosas”.