Son múltiples los factores que para el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, incidieron en la mejor perspectiva económica del Banco Central para el cierre de este año. Esto, a su juicio estaría siento impactado por la agenda de reactivación económica -con foco en la inversión- trazada por el gobierno, y también por el retiro de los fondos de pensiones.

En una visita a Villa O’Higgins y en compañía del Alcalde de Estación Central, Rodrigo Delgado, el secretario de Estado junto con comentar el escenario más benigno que proyecta el Informe de Política Monteria del Central, hizo un llamado a “ver el futuro con razonable optimismo”.

Porque aunque reconoció que el gobierno tiene una tarea muy difícil, sobre todo en materia de generación de empleo en el contexto pospandemia, detalló que “los aumentos en la inversión pública y la agilización de trámites junto con las medidas de estímulo tributario”, inciden de forman directa en esa mejor perspectiva hacia el cierre del año que tiene el Central y que según mencionó ya estaba interiorizada en Hacienda.

En cuanto al impacto del pago del 10% en la demanda agregada, Briones insistió en que este será un efecto transitorio y de corto plazo, de allí que para él “lo que debería preocuparnos es cómo mantener y levantar la economía y no simplemente con una mirada corta. Ese es el desafío”, remarcó.

En todo caso, el ministro insistió también en que esta recuperación económica, y que justamente empezó a dar luces ayer con la menor contracción en el Imacec de julio, estará condicionada a la capacidad que tengan los ciudadanos de respetar las medidas sanitarias y de distanciamiento, “sin eso se hace difícil la recuperación, y lo que está en juego no solo es la salud, sino que también la posibilidad de que miles de trabajadores vuelvan a sus puestos de trabajo”, dijo.

Una mirada más optimista consigna su par ministerial, Lucas Palacios quien más temprano en su cuenta en Twitter, celebró la menor contracción proyectada para el cierre del año y además destacó que “tendremos una recuperación importante en la segunda parte del año”.

Hacia adelante, en tanto, resaltó que “si bien se modera la proyección y el escenario no está exento de riesgos” (4,0%-5,0%), a su juicio, esto “muestra que este shock que enfrentamos, aunque muy profundo, es de naturaleza transitoria”. Asimismo, mencionó que las proyecciones de inflación también apuntan a que se mantendría bajo 3% este año y el próximo, “lo que también es una buena noticia para las familias”.

/psg