Ante la propuesta de la Asociación de AFP de subir en 10 puntos la cotización adicional para las pensiones, los economistas plantearon que puede incentivar la informalidad laboral y, por ende, recomiendan que en caso de concretarse debe ser con gradualidad.

En ese sentido, los expertos señalaron que hoy en día el empleo está bastante debilitado, pero el segundo retiro del 10% redujo de manera importante los ahorros de muchos chilenos. Es ahí donde está la discrepancia entre aumentar las cotizaciones y lo que realmente puede permitirse la economía.

El economista de Rojas y Asociados, Patricio Rojas, se mostró favorable a un eventual incremento en las cotizaciones, pero pone énfasis en que debe ser gradual y pensar en algún aporte del Estado como punto de partida.

Cecilia Cifuentes, académica de la Universidad de Los Andes, también puso su foco de atención en la gradualidad. “No están las condiciones para pensar en una tasa de esa magnitud en el corto plazo”, comentó.

Por otro lado, la economista considera que debe hacerse con cargo del trabajador, de manera que no se vea afectada la formalidad laboral, indica.

Tomás Flores, economista de Libertad y Desarrollo, subrayó que esto puede afectar fuertemente la formalidad del empleo, ya que tanto a trabajadores como a empleadores podría convenirles la informalidad. Puso como ejemplo lo que está pasando en países como Perú o Ecuador, que tienen una gran parte de trabajadores informales.

/psg