Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha llamado a no forzar la aplicación de la vacuna contra el covid-19, recomendando que los gobiernos persuadan a su población a participar en el proceso de inoculación, la eventual obligatoriedad de la vacuna es una discusión que se está dando en varios países.

Una de las principales razones detrás de esta sugerencia de la OMS es que existen varias opciones de vacunas, pero ninguna posee las suficientes características para ser la recomendada oficialmente.

En Chile, esta discusión se abrió luego de que el diputado DC Gabriel Silber presentará un proyecto de ley ante el Congreso para que la vacuna contra el coronavirus sea obligatoria lo antes posible.

Esta iniciativa sería una de las primeras a nivel mundial, pues por el momento el proceso de inoculación no es forzoso en ningún país.

Este es el estado del debate en otras naciones.

Argentina: Exposiciones en el Congreso

El 29 de octubre, el Senado del país trasandino aprobó una ley que declara de interés público la investigación, desarrollo, fabricación y adquisición de vacunas contra el covid-19. En primera instancia, se había mencionado que esta iniciativa contemplaba forzar la inoculación. Sin embargo, esto fue desmentido por las autoridades, asegurando que esto se debió a una confusión con la Ley de Vacunas que sí obliga la inmunización anual de ciertas enfermedades como la varicela y tuberculosis, entre otras.

No obstante, la Ley 27.491 de 2018 sobre el control de enfermedades prevenibles por vacunación faculta al Poder Ejecutivo para recurrir a una excepción. Las posturas en el gobierno de Alberto Fernández han sido discordantes.

Mientras el ministro de Salud de Argentina, Ginés González García, aseguró hace unos meses que “no vamos a llevar por la fuerza a vacunar a nadie”, el jefe de gabinete de la cartera, Lisandro Bonelli, afirmó que la vacuna contra el nuevo coronavirus “será obligatoria y gratuita para toda la población”.

Italia: Complicación de antivacunas

Los grupos antivacunas han sido el principal problema en cuanto al proceso de vacunación. Uno de ellos es “No-vax”, quienes argumentan que los componentes serían más perjudiciales.

Ante situaciones como esta, el gobierno de Giuseppe Conte ha sugerido la opción de hacer obligatorio el proceso de inoculación en este país que promedia más de 10 mil contagios diarios en los últimos días. Agostino Miozzo, coordinador del Comité Técnico y Científico que asesora al Gobierno, mencionó al diario Il Messaggero que forzar su aplicación sería contraproducente.

“Faltan campañas de sensibilización e información. Pero decidir ahora que sea obligatorio para todos puede ser contraproducente, podría alimentar la irracionalidad de los No-vax”, comentó Miozzo. No obstante, el viceministro de Salud italiano, Pierpaolo Sileri, en una entrevista con el medio La Stampa, no descartó hacer obligatoria la vacuna si “en los próximos meses” no alcanza los dos tercios de la población vacunada.

España: Regiones impulsan cartilla

En el caso de España existen ciertas administraciones territoriales que no están de acuerdo con la medida gubernamental de no forzar la vacuna. Algunas regiones han optado por aplicar medidas propias, como Andalucía (al sur de Madrid) que puso en marcha un carnet Covid desde el 27 de diciembre pasado. Este consiste en una documentación que acredite la inoculación para acceder a lugares públicos como teatros, cines, entre otros.

Además, esta medida será una opción para realizar viajes dentro de la misma región o internacionales de manera más fácil y práctica.

Es más, algunas aerolíneas internacionales estarían estudiando la alternativa de exigir la vacunación a sus pasajeros para poder acceder a sus servicios, como es el caso de Korean Air, ir New Zealand y AirAsia. De no lograrse esta opción, buscan al menos implementar la inmunización en sus funcionarios como una prioridad.

Brasil: Dos bandos en el gobierno

El ministro de Salud de Brasil, Eduardo Pazuello, en conjunto con los gobernadores, reclamaron un plan para comenzar con urgencia la vacunación contra el covid-19, pues el proceso de inmunización comenzará a fines de febrero.

Esto, tras las múltiples ocasiones en que el Presidente Jair Bolsonaro rechazó las opciones de Pfizer y BioNtech, pues consideró su almacenamiento demasiado complicado. Sin embargo, accedió a la vacuna de Oxford. Mientras diversas autoridades emplazan al Mandatario a apurar el proceso por los altos números de contagios y de muertes, éste insiste en que el virus es sólo una gripe y que la inoculación no será obligatoria.

Sin embargo, por en contra de la opinión del Presidente Bolsonaro, el 18 de diciembre de 2020, 10 de los 11 miembros de la Corte Suprema de Brasil, respaldaron la vacunación obligatoria, en una sesión virtual. El fallo advirtió que de no realizar el proceso de inmunización, la consecuencia para la ciudadanía será no poder ingresar a espacios públicos.

/Gap