Son las 6.30 de la mañana de ayer martes y cuatro ingenieros de sala, más la periodista de turno encargada de comunicar a través de redes sociales las condiciones de tránsito, llegan a la Unidad Operativa de Control de Tránsito (UOCT) para monitorear una jornada no habitual. Se trata del llamado “Supermartes“, caracterizado por la alta posibilidad de congestiones de tránsito.

Se esperaba que 903 mil escolares de 1.730 establecimientos educacionales volvieran a clases. Por ello, era necesario no perder de vista los ejes más importantes de Santiago. El foco principal estuvo sobre los 138 puntos críticos que informó el Ministerio de Transportes la semana pasada.

Uno de los operadores detalla que todos los años se identifican los puntos más congestionados. Luego se hace un catastro de los lugares en los que hay obras en la vía. Durante los días críticos, se observa la situación en terreno o lo que aparece en las cámaras. Y la otra fuente, ratifica el encargado, es lo que reportan conductores y peatones a través de Twitter.

Los “ojos” de Santiago

Los cuatro ingenieros que observan las 273 cámaras de vigilancia  –la última se instaló en la intersección de Av. Quilín y Consistorial– se preocupan de informar al responsable de gestión de fallas. Este funcionario reacciona si uno de los más de tres mil semáforos que se encuentran conectados, tenga algún desperfecto o esté apagado.

La avenida Manuel Rodríguez, a la altura de Agustinas, fue uno de los puntos con mayor congestión esta mañana. Foto: Luis Sevilla/La Tercera

LA AVENIDA MANUEL RODRÍGUEZ, A LA ALTURA DE AGUSTINAS, FUE UNO DE LOS PUNTOS CON MAYOR CONGESTIÓN ESTA MAÑANA. FOTO: LUIS SEVILLA/LA TERCERA

Tal fue el caso de tres de ellos a las 6.30 de la mañana. Falló uno en Buzeta con Avenida Seis, en Cerrillos. Otro presentó desperfectos en Echevers con Américo Vespucio Norte, en Quilicura, y el último en Santa Rosa con Uruguay, en San Ramón. No obstante, en esas intersecciones el flujo vehicular no era importante a esa hora.

La situación fue informada a la empresa de mantención  correspondiente a cada municipio. El tiempo de reparación depende de las comunas. De ser necesario, el personal de Carabineros que se encuentra en la UOCT informa a la Central de Comunicaciones (Cenco) para que unidades policiales se dirijan al lugar con el fin de controlar el tránsito.

Aumento del flujo vehicular

A las 07.30, la ministra de Transportes, Gloria Hutt, describía un escenario “de bastante normalidad”.

“Estamos registrando tres puntos con congestión en este momento. Son Camino a Melipilla, algo bastante habitual por un tema de capacidad física. Se unen Tobalaba con Departamental y Pedro Fontova con Américo Vespucio”, indicó.

Este último sector fue escenario de largos “tacos” que se extendieron incluso pasadas las 08.00. ¿La causa? Un bus que se encontraba en “pana”.

De acuerdo a la UOCT, la circulación de vehículos se incrementó en 6,1% con respecto al lunes, entre las 08.00 y las 09.00. Ello equivale a 96.595 vehículos más.

El parque automotriz de la Región Metropolitana llega a 2.262.187 vehículos, de los que diariamente circula un 70% (1.583.531).

Mapas de congestión en colores

Las 14 pantallas que se disponen en la muralla de la sede de la Unidad Operativa de Control de Tránsito se reproducen en el monitor personal de cada funcionario. En algunos de ellos también se pueden observar mapas de congestión. Estos muestran las vías principales con cada cruce, que es representado con un código.

El nivel de congestión en dicho mapa, se puede medir el nivel de congestión: verde -el más despejado- amarillo, rojo o morado -el más crítico.

El sistema operativo también envía información a terreno a los distintos ejes reversibles de la capital.

Durante el “Plan Marzo”, hay 17 personas en las calles que recorren por sector los puntos críticos que no tienen cámara de vigilancia. La intersección de Av. Tobalaba con Departamental es un ejemplo de ello.

Los letreros de mensajería, también se monitorean desde la central. En Av. Salvador con Av. Providencia, por ejemplo, la pantalla decía: “Tiempo de viaje por Alameda hasta Santa Rosa: 5 minutos”.

/gap