“Esta es una situación bastante grave, porque hubo un proyecto de ley que se desnaturalizó, cuyas modificaciones introducidas en el Senado, desnaturalizaron el objetivo principal y su idea matriz. Y creo que eso es extremadamente grave, porque hay un reglamento que hizo el Ejecutivo que le dio una interpretación distinta y que se está aplicando”, expresó Mulet.

Por su parte, la jefa de la bancada Regionalista, Alejandra Sepúlveda, destacó que el cobro no está en la Ley.

“Nosotros nunca dijimos eso, ni mucho menos fue el espíritu con el que aprobamos este proyecto, sino muy por el contrario, siempre planteamos que quien tenía que asumir este cargo era las empresas”, señaló.

La diputada manifestó que el cobro lo tiene que hacer y lo tienen que asumir las empresas,añadiendo hoy día se están instalando medidores sin que existan los reglamentos.

Por otro lado, consultado por los dichos del Presidente de la República que salió a apoyar el cobro, señalando que sólo bordeará los 200 pesos, Mulet lamentó los dichos del mandatario.

“La ley si usted la lee, no implica lo que está haciendo hoy día el Ejecutivo, hay normas reglamentarias y técnicas que la llevaron hacia un lugar que no previó la Cámara de Diputados y quiero creer que tampoco el Senado, entonces lo que hay que hacer aquí es defender a los usuarios, pues lo que se hizo fue una sinvergüenzura”, precisó.

Finalmente, la diputada Sepúlveda adelantó que – a modo de autocrítica por lo ocurrido con esta ley – plantearán una modificación al reglamento de la Cámara de Diputados, para solicitar que “en cualquier tercer trámite constitucional el proyecto no vuelva directamente a la Sala, sino que pase necesariamente por revisión de la Comisión especializada”, cerró.

 “Hubo una confusión gigantesca…”

Ante la polémica, El Dínamo conversó con Rodrigo Castillo, director ejecutivo de la Asociación de Empresas Eléctricas, quien declaró que “hubo una confusión gigantesca porque hubo dos noticias no conectadas”.

Por un lado, Castillo señaló que está lo del costo de los medidores, “que comenzó a regir desde septiembre de 2018  e implicó un 1% un tiempo de mayor tarifa, pero al mismo tiempo está el nunca cobrar el arriendo de los medidores”. Y por otro, “hoy en  El Mercurio salió una nota en la cual se establece que el costo de la energía, que no tiene nada que ver con los medidores, que es un tema de los indicadores del dólar, podría implicar un aumento del 18% o 15% dependiendo del nivel de consumo, pero ese es un tema totalmente diferente”.

En cuanto a las razones del cambio de medidores, el representante de la Asociación de Empresas Eléctricas destaca principalmente tres beneficios: primero, la lectura será remota y horaria, así el cliente podrá saber exactamente cuánto consume en cada momento del día. Segundo, la empresa eléctrica va a saber cuando el cliente se queda sin suministro de forma remota y con un desfase máximo de 15 minutos, de forma tal que el cliente no va a estar obligado a llamar por teléfono a la empresa eléctrica, sino que ésta proactivamente se va a comunicar con él o va a llamar a una cuadrilla para resolver el problema.

Mientras que lo tercero tiene que ver con que los medidores son bidireccionales, entonces, si alguien -por ejemplo- pone un panel solar  para autoconsumo, pero también inyecta a la red cuando está generando más que lo que consume, esto va a ser cuantificado por la empresa y remunerado de vuelta al cliente final.