Este miércoles, el legislador Carlos Montes realizó su discurso de despedida antes de dejar la presidencia del Senado -cargo que ejerció durante un año- momento en que se refirió a su diagnóstico del sistema democrático y abordó los avances que logró en esta materia bajo su administración y los desafíos que enfrenta la institucionalidad.

Esto ocurrió antes de que se concrete su renuncia, el próximo 12 de marzo, para que posteriormente asuma la mesa liderada por el senador Jaime Quintana (PPD).

En su discurso titulado “La responsabilidad política frente a los cambios” el legislador explicó que asumió esta responsabilidad “consciente del peso del Senado en nuestra democracia. Consciente, además, de la importancia de la Presidencia de esta Corporación en su conducción y fortalecimiento”.

En esta línea, sostuvo que “la actividad política se ha vuelto intrascendente frente a demandas complejas, ha perdido efectividad y legitimidad”.

“Muchas decisiones relevantes han quedado relegadas al mercado. Otras se han trasladado a entidades privadas o multilaterales. En definitiva, gran parte de la dirección de la vida en común está fuera del control democrático. También ha contribuido la persistente herencia de una transición que generó importantes avances, pero que fue menos exitosa en abrir espacios al cambio, la deliberación y la superación de la enorme desigualdad”.

“Lo más fácil es mirar para el lado cuando se cree tener posiciones de poder aseguradas. No creo en eso. En el pasado, vimos debilitarse gravemente la democracia chilena. Y hemos visto en la experiencia internacional la rapidez con que se resquebrajan las bases democráticas más elementales para una convivencia pacífica. Miremos la situación de Venezuela, Nicaragua, Honduras o Brasil”, agregó el senador.

Y agregó: “Es un error pensar que por ser una institución republicana contamos con un mandato y prácticas intocables”.

Balance: Protocolo contra el acoso, transparencia en informes de asesorías y articulación de la oposición

El senador también destacó los avances que realizó durante su gestión. “Pusimos en marcha un nuevo protocolo para casos de acoso al interior de la Corporación e impulsamos la creación de una Comisión sobre Mujer y equidad de género”, dijo Montes.

En temas de transparencia, el senador explicó que “los informes de asesorías externas, desde el 2015, están en un 99% en nuestro sitio web, totalizando cerca 7.000 informes. Es cierto que sobre esto tuvimos diferencias políticas serias, pero en definitiva se encontró el camino de avance en transparencia”.

En el plano político, el presidente del Senado destacó “la articulación de la oposición”. Quiero recordar que desde un comienzo señalé que no sería neutral. Sin traicionar mis posiciones políticas busqué ejercer el cargo de presidente con seriedad y ecuanimidad, con disponibilidad permanente para relacionarme adecuadamente con el Ejecutivo”, dijo el legislador.

“Quise aportar a que la oposición tuviera ciertas instancias de reflexión y entendimiento en temas relevantes, sabiendo que la coordinación política será gradual y lenta.
Hacia adelante creo que debemos movernos con decisión en dos direcciones complementarias: sintonizar con la ciudadanía a través de un trabajo territorial y un diálogo permanente con los ciudadano y a través de la generación en acuerdos en temas claves, como lo previsional, la salud, la reforma del Estado, la nueva Constitución, la nueva educación pública, seguridad y capacitación laboral, entre otros.

Desafíos: reformar el Senado

“No podemos seguir concibiendo al Senado como una fábrica de leyes. Es también el principal foro político y centro de debate público del país. Tampoco podemos seguir creyendo que nuestra democracia estará siempre a resguardo de las amenazas del populismo y el autoritarismo”, expresó.

Y agregó: “Necesitamos un Senado y un Congreso Nacional más activo, más transparente, más sintonizado con los problemas, más dinámico, más abierto. En síntesis y con claridad: necesitamos reformar el Senado”.

/psg