La Sala de la Cámara de Diputados aprobó de forma unánime el proyecto de ley que incorpora a las trabajadoras de casa particular al Seguro de Cesantía. Así, por la afirmativa de los 147 parlamentarios presentes, el texto -de iniciativa del Ejecutivo-, fue despachado del Congreso y quedó listo para convertirse en Ley de la República.

Tras la aprobación de la normativa, que tiene por objetivo beneficiar a un universo de aproximadamente 130 mil empleados de dicho sector, la ministra del Trabajo, María José Zaldívar, indicó a través de su cuenta de Twitter que la nueva ley mejora los derechos laborales de dichos trabajadores y agradeció el apoyo de todos los parlamentarios.

“Estamos muy contentos con el despacho de esta ley. Es una gran noticia para nuestras trabajadoras de casa particular que han sido especialmente golpeadas por los efectos económicos de esta pandemia. Desde que se inició la emergencia buscamos ayudarlas. Escuchamos sus demandas y ahora, con un amplio respaldo del Congreso, podemos responder a una de sus mayores aspiraciones que era incluirlas en el Seguro de Cesantía”, señaló la titular de la cartera.

El debate en la Sala estuvo marcado por el amplio respaldo de los diputados a la medida y las declaraciones de agradecimiento a las asesoras del hogar por su labor, además de los comentarios en torno a la importancia del proyecto y a los ámbitos en los que aún se debe mejorar la realidad laboral de este grupo de trabajadoras.

Detalles de la nueva ley

El proyecto visado dispone que para el financiamiento del Seguro de Cesantía de las empleadas se redistribuirá la actual cotización de cargo del empleador de 4,11% con el objetivo de que puedan cotizar con cargo a dicho seguro. Así, desde el 1 de octubre, un 3% de dicho porcentaje irá al Seguro de Cesantía, donde 2,2% del porcentaje se destinará a la Cuenta Individual por Cesantía (CIC) y el restante 0,8% irá al Fondo de Cesantía Solidario (FCS). Lo anterior regirá tanto para los nuevos contratos como para los ya existentes.

Dado lo anterior, se modifica el Código del Trabajo, para reducir el aporte del empleador destinado a financiar la indemnización a todo evento para los trabajadores de casa particular, de 4,11% a 1,11% de la remuneración mensual imponible.

A partir de octubre, las trabajadoras podrán acceder a las prestaciones con cargo a la Cuenta Individual por Cesantía (CIC) y al Fondo de Cesantía Solidario FCS), cumpliendo los mismos requisitos de cotizaciones que se exigen a los trabajadores sujetos a contrato indefinido de acuerdo a la ley que flexibilizó los requisitos de acceso al Seguro de Cesantía, y mejoró la Ley de Protección del Empleo.

Esto es sólo tres cotizaciones continuas anteriores al término de su contrato o 6 cotizaciones mensuales continuas o discontinuas en los últimos 12 meses, siempre y cuando las últimas 2 hayan sido continuas y con el mismo empleador.

La ley además establece el derecho a traspasar los fondos de las cotizaciones para indemnización en las AFP, al Seguro de Cesantía, a fin de que puedan acceder lo antes posible a los beneficios de la nueva ley. Esto significa que podrán traspasar parte o todo de los fondos que tengan en sus actuales cuentas de indemnización.

Así, por ejemplo, una trabajadora de casa particular que recibe un sueldo equivalente al Ingreso Mínimo Mensual, requerirá traspasar en torno al 3% de sus remuneraciones por tres meses, para acceder a las prestaciones del Seguro de Cesantía. Es decir, con aproximadamente $30 mil pesos, cumplirá con los requisitos de cotizaciones para acceder a las prestaciones del Seguro.

Según algunas estimaciones del Ministerio del Trabajo, considerando los datos de cotizaciones aportadas a las cuentas obligatorias para pensiones en las AFP, un 91% de los trabajadores de casa particular podrían traspasar la cantidad de cotizaciones mínimas que les permita acceder a las nuevas prestaciones en forma acelerada.

/psg