No hay presiones inflacionarias en la economía chilena. Así se desprende del Índice de Precios al Consumidor (IPC) que anotó una variación nula en febrero, ligeramente por debajo de las proyecciones de los expertos que apostaban en promedio a un 0,1%.

Con este resultado, la inflación acumulada en el año llega apenas 0,2%, mientras que en doce meses el registro llega a 1,7%, muy por debajo del centro de la meta del Banco Central, ubicado entre 2% y 4%.

IPC menos alimentos y energía (el denominado subyacente) experimentó un alza de 0,3%.

Los datos inflacionarios refuerzan el cambio de escenario del Banco Central en materia de política monetaria y las expectativas en relación a que en 2019 podría haber una sola alza en la tasa de interés y en el segundo semestre del ejercicio.

El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) dijo que en el segundo mes del año siete de las doce divisiones que conforman la canasta del IPC aportaron incidencias positivas en la variación mensual del índice y cinco presentaron incidencias negativas.

Entre las divisiones con descensos en sus precios destacó alimentos y bebidas no alcohólicas (-0,3%), y transporte (-0,3%), con -0,042 pp. Por contraparte, entre las divisiones que consignaron alzas mensuales en sus precios destacó vestuario y calzado (2,5%).

El destacó especialmente la caída de 3% que mostró la gasolina en frebrero, la cual acumula un retroceso de 6% en 2019, aunque un 0,2% en doce meses. El ítem frutas de la estación registró una caída mucho mayor, de 10,5%, resultado con el que el retroceso en el año llega a 20% y a 4,8% en doce meses.

Por su parte, el servicio de transporte aéreo anotó un descenso mensual de 5,1%, acumulando así un retroceso de 9,4% en el primer bimestre de 2019 y de 8,3% en doce meses.

/psg