“No acepto el argumento de que de las causas de los problemas económicos en Venezuela son nuestras sanciones”, afirmó Elliott Abrams en conferencia de prensa. “Las sanciones son mucho más nuevas que los cortes”, dijo sobre el apagón que hace más de 20 años mantiene a oscuras el país caribeño.

El funcionario de Trump reaccionó luego de que el régimen de Nicolás Maduro acusara “al imperio” de estar detrás de una “guerra eléctrica”. Para Abrams, el accionar de EEUU sólo busca lograr la “institucionalización” de Venezuela: “La situación actual es consecuencia de años de corrupción e ineptitud de este régimen. Y la solución es reemplazarlo por un gobierno democrático”.

Venezuela está paralizada hace más de 20 horas por el apagón masivo que afecta a la mayoría del país. De acuerdo con la prensa local, el apagón afecta prácticamente a toda Venezuela. Las líneas telefónicas e internet dejaron de funcionar.

Los venezolanos llevan casi un día sin luz

La emergencia colapsó los servicios de internet, el transporte público, el suministro de agua (amplios sectores dependen de bombas eléctricas para alimentar sus tanques por los racionamientos) y de gasolina, por lo que el gobierno suspendió la jornada laboral y las clases.

Luego de más de 21 horas de corte eléctrico, los gremios de la salud también reportaban dificultades para atender a pacientes en los hospitales. Sin comunicación y con los celulares muertos, un grupo de vecinos de Los Palos Grandes, en Caracas, madrugó para hacer fila y recargar sus aparatos en un panel solar de una plaza pública.

En la misma línea que Abramas había reaccionado el secretario de Estado Mijke Pompeo. “No hay comida. No hay medicinas. Ahora, no hay energía. A continuación, no habrá Maduro”, sentenció desde su cuenta de la misma red social que utilizó el dictador.

Especialistas responsabilizan al gobierno socialista por falta de inversiones en el mantenimiento de la infraestructura en medio de una grave crisis económica, pero altos funcionarios denuncian frecuentemente actos de “sabotaje”.

“Los culpables (del problema eléctrico) tienen nombre y apellido Nicolás Maduro Moros y Diosdado Cabello (jefe de la Asamblea Constituyente). Esta situación es solo un ápice de lo que vivimos en este momento”, dijo Pedro Fernández, un ingeniero de 44 años que caminaba desde el este de la capital de Venezuela al centro, donde vive.

Aunque el Gobierno de Nicolás Maduro señala a presuntos sabotajes por los cortes, la oposición y expertos indican que la desinversión y la mala gestión son las verdaderas causas de la crisis eléctrica que atraviesa Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo en el planeta.

/psg