Ayer fue el día de ellas.
Hoy es el día de ellas.
Mañana va a ser el día de ellas.
Siempre lo ha sido y siempre será el día de ellas.
Siempre nos alegran cuando estamos tristes, nos calman cuando tenemos problemas.
Nos proporcionan noches maravillosas, y sí, a veces, nos dan un poco de dolor de cabeza.
Pero con tantas otras cosas buenas nunca podemos estar sin ellas.
Así que, sólo tengo una cosa que decir:
¡¡¡Gracias CERVEZAS!!!.