La Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Michelle Bachelet, expresó hoy en la presentación de su informe anual ante el Consejo de Derechos Humanos su preocupación por las nuevas medidas para restringir la inmigración a Estados Unidos, que afectan entre otros a los migrantes centroamericanos.

El Protocolo de Protección a Migrantes (MPP), en vigor desde finales de enero, “restringe el acceso al asilo y a otras formas de protección de los derechos humanos, y obliga a los migrantes a esperar al otro lado de la frontera que se tramiten sus casos sin los procedimientos y salvaguardasdebidos”, sostuvo Bachelet.

El protocolo establece que los migrantes que piden asilo en Estados Unidos y no pueden demostrar que su vida corre peligro en México permanecerán en el país vecino mientras se procesa su petición, lo que se ha traducido en la devolución a México de personas procedentes de las caravanas centroamericanas.

/gap