“Quiero pedirle a todos ustedes, que vuelvan esta tarde a sus regiones, a sus familias, con la frente en alto”, sentenció este sábado el Presidente Sebastián Piñera, casi al cerrar el discurso que pronunció frente a los ministros, subsecretarios, parlamentarios y dirigentes de Chile Vamos que llegaron hasta un centro de eventos en el barrio Yungay para celebrar el primer aniversario del actual gobierno.

La frase resumió el tono que tuvo el balance realizado por el Mandatario quien al hacer un recuento de lo realizado por su administración, subrayó que “el año 2018 fue un buen año para Chile”.

En la misma línea, el Mandatario reforzó el llamado al bloque oficialista a mantener la unidad, con miras a proyectarse en el poder más allá de 2022.

“A un gobierno se le mide por dos cosas. Primero básicamente si cumple o no cumple con los compromisos que asumió, si entrega un país mejor que el que recibió. Pero también se mide por si es capaz o no de entregar la posta a una persona de la misma coalición que pueda continuar con este proyecto”, dijo el Jefe de Estado.

Luego abundó en el punto. “No son incompatibles, al revés, haciendo un buen gobierno favorecemos que una persona, hombre o mujer, de nuestra coalición pueda tomar las banderas y continuar con esta misión. También es cierto que si lo hacemos con unidad y generosidad todo se facilita”, dijo.

El positivo análisis del Mandatario se extendió también a sus ministros. “Nos sentimos orgullosos porque hemos logrado lo que el presidente le pudo comprometer el país para este primer año: poner a Chile en marcha”, dijo el titular de Interior, Andrés Chadwick. Por su parte el ministro de Justicia, Hernán Larraín, manifestó: “El país ha podido ver que Chile crece, que Chile está en marcha y que por lo tanto vuelven las expectativas de llegar al desarrollo”.

/gap