Las restriccionesde los bancos para el otorgamiento de crédito a los hogares continuaron reduciéndose en el cuarto trimestre del 2020, mientras que la demanda por parte de este sector también mostró señales de un mayor dinamismo.

De acuerdo a la Encuesta sobre Créditos Bancarios, dada a conocer este martes por el Banco Central, para la cartera destinada al financiamiento de viviendas y consumo, la fracción de bancos que reporta condiciones más estrictas disminuyó desde 36% y 42% a 9% y 8%, respectivamente.

Asimismo, la proporción de bancos que informan estándares más flexibles aumentó a 27% para la cartera de vivienda y 33% para consumo versus 0% para ambos segmentos, en el trimestre previo.

Por otro lado, respecto del trimestre anterior, la oferta de crédito permaneció restrictiva en el segmento de empresas, pero en general las limitaciones dejaron de profundizarse.

Para las pymes, las condiciones de crédito se mantuvieron limitadas para un 36% de las instituciones, porción levemente inferior a la observada en el trimestre anterior (45%).

En tanto, para las firmas grandes, la fracción de bancos que reporta estándares más restringidos de crédito se redujo desde 64% a 29% y aumentó, desde 0% a 7%, la de quienes indican estándares más flexibles.

En el caso de las empresa inmobiliarias la fracción de entidades que reporta condiciones más estrictas bajó a 27% desde 64% el período anterior, mientras que, para las empresas constructoras, esta fracción disminuyó desde 64% a 33%.

Demanda

Por el lado de la demanda de crédito la encuesta mostró que ésta se percibe más dinámica en el segmento de hogares en el último trimestre del año pasado, revirtiendo la debilidad observada en los períodos previos.

Así, para consumo y vivienda, disminuye significativamente la proporción de entidades que reportan un debilitamiento de la demanda, desde 83% y 55% a 8% y 9%, respectivamente.

En tanto aumenta la fracción de bancos que considera que la demanda se fortaleció en el período, desde 0% a 50% para la cartera de consumo y, desde 9% a 64% para los créditos de vivienda.

Como contrapartida, la demanda de crédito de grandes empresas y pymes se mantuvo debilitada en el cuarto trimestre del 2020.

Para el primer caso, la fracción de bancos que considera que la demanda se atenuó, disminuyó ligeramente desde 57% a 50% y, se redujo la de aquellos que observan un fortalecimiento de 14% a 7%.

En cuanto a las pymes, la demanda se percibe más debilitada para un 36% de los bancos encuestados versus 46% en el trimestre previo y, la proporción de entidades que reporta un fortalecimiento se mantuvo en 9%.

Por sectores, para la cartera inmobiliaria se reportan condiciones algo más favorables, mientras que en construcción se mantiene la impresión de un menor dinamismo. Así, para el primer segmento, se incrementa la proporción de bancos que percibe un fortalecimiento, y disminuye desde 64% a 18% la de aquellos que observan un debilitamiento.

En tanto, respecto a las empresas constructoras, aunque la porción de bancos que señala una demanda más acotada disminuyó desde 64% a 44%, no hay instituciones que reportaran un fortalecimiento en comparación al 9% del trimestre previo.

La encuesta tiene por objeto dar a conocer la percepción acerca de los cambios en los estándares de aprobación de nuevos créditos y en la demanda por financiamiento bancario y se efectúa a los ejecutivos responsables de las áreas de crédito de las instituciones bancarias en Chile.

/psg