El suicidio de Lucio Marrocco, jefe de vacunación contra el covid-19 del personal de la Unidad Operativa Compleja de Prevención y Protección Ambiental del Hospital de Cosenza (Italia), ha causado conmoción en Italia, informan medios locales.

Según los medios, el médico, de 56 años, saltó la noche de este jueves desde el balcón de su casa, ubicada en un quinto piso, donde vivía con su familia. Su cuerpo fue descubierto por un transeúnte, que dio aviso inmediato a las autoridades.

Se sabe que la esposa, que trabaja como médica ejecutiva en el mismo hospital que el fallecido, se encontraba en la vivienda el momento de los hechos. Se desconocen las razones que llevaron al funcionario a tomar esa decisión, aunque era sabido que sufría de depresión, que se agravó durante los meses de la pandemia de covid-19.

Numerosos colegas y amistades han expresado su pesar por la muerte del sanitario y han mostrado su agradecimiento por la labor que desarrollaba.

/gap