Otra mala noticia para la industria del calzado nacional. Claro porque Guante/Gacel decidió cerrar su emblemática fábrica ubicada en San Miguel, donde producían zapatos hace 90 años, para enfocarse en el negocio de la importación.

“Dentro de la industria del calzado, desde hace décadas es ampliamente conocida la enorme dificultad que significa fabricar en Chile, dada la gran diferencia de costos con productores de otros países”, dijo la empresa en un comunicado.“La empresa por años hizo lo posible para seguir fabricando en Chile, sin embargo la situación se hizo insostenible”, dijo en el documento.

La compañía con 34 tiendas a nivel nacional, siete en Argentina y dos en Perú dijo que la decisión implicará la desvinculación de 283 trabajadores.

Con todo, afirmó que el futuro es “continuar evolucionando como una marca que tiene en su corazón a los colaboradores y los clientes. La innovación, el diseño y la agilidad para ir por delante de las tendencias son nuestros ejes, con el propósito de seguir liderando el mercado”.

El fin de la producción de Guante/Gacel se suma al cierre de Albano a fines de 2018 y los populares Calzados Beba a principios de 2019.

El anuncio supone una sorpresa, considerando las recientes declaraciones del dueño de la compañía, Esteban Hacaltegaray, quien en diciembre pasado dijo en Las Últimas Noticias que la empresa había sobrevivido a la alicaída situación de la industria del calzado aprendiendo a ser “un retail”.

En esa oportunidad, el empresario había comentado que el momento más complejo para la empresa fue para la crisis de 1982 “y que nos implicó muchos ajustes en todo sentido”.

/gap