El análisis de Bloomberg: La deuda local sudamericana está siendo golpeada “por todos lados”

    1143

    La deuda sudamericana en moneda local ha sido un lugar doloroso para los inversionistas internacionales últimamente y hay pocas señales de alivio inmediato.

    Los crecientes riesgos de inflación, los aumentos de tasas por parte de los bancos centrales y las preocupaciones fiscales han añadido presión al alza a los rendimientos en gran parte de la región, mientras que las divisas se han visto afectadas por una combinación de preocupaciones políticas, caídas en los precios de las materias primas y el resurgimiento de la amenaza del covid.

    Perú, cuyo nuevo presidente de izquierda ha causado nerviosismo entre los inversionistas, es el país con peor desempeño del año en un índice Bloomberg Barclays de deuda en moneda local de mercados emergentes que mide los rendimientos en dólares. Sus bonos han caído 27%, siendo Chile y Colombia los siguientes países que más han perdido. La deuda brasileña se ha visto afectada en las últimas semanas, lo que la ha llevado a caer alrededor de 5% este mes, el segundo peor desempeño de la región después de Perú.

    “La pandemia ha golpeado más fuerte a Latinoamérica que a otras regiones emergentes, lo que se ha visto reflejado en mayor presión fiscal y más turbulencias políticas”, indicó Mario Castro, estratega de Banco Bilbao Vizcaya Argentaria en Nueva York.

    En Perú, por su parte, el debilitamiento de la moneda local y el aumento de los precios al consumidor llevaron al banco central a elevar la tasa clave del país la semana pasada por primera vez en media década.

    Chile también comenzó a subir las tasas el mes pasado y los inversionistas se preparan para que Colombia siga el ejemplo, posiblemente en la próxima reunión del banco central a fines de este mes.

    Los flujos de salida, junto con el aumento de la inflación, están presionando a los bancos centrales para que suban las tasas en toda la región, donde el crecimiento sigue estando por debajo de los niveles anteriores a la pandemia, indicó Armando Armenta, estratega de mercados emergentes de AllianceBernstein en Nueva York.

    Los líos políticos en toda la región han aumentado la volatilidad de los mercados y, en muchos casos, han reducido las valoraciones de las divisas. Las controversias en Perú en torno al nuevo presidente, que esta semana contribuyeron a que el sol alcanzara otro mínimo histórico, son un ejemplo. El intento de reforma tributaria del Gobierno colombiano a principios de este año se derrumbó ante las masivas protestas, mientras que el presidente brasileño se ha visto envuelto en varios escándalos.

    Esta discordia también puede contribuir a socavar la confianza en que los Gobiernos serán capaces de volver a una política fiscal menos expansiva, según Armenta, de AllianceBernstein.

    En Chile, los operadores son cada vez más sensibles a las encuestas de opinión que muestran a los candidatos empatados en la carrera presidencial. La volatilidad implícita a tres meses del peso se sitúa actualmente en torno al 14%, cerca de los niveles más altos de este año, ya que los inversionistas buscan protegerse contra el tipo de oscilaciones que han provocado las recientes encuestas.

    Incluso si la caída de las valoraciones de las divisas se detiene, el reciente aumento de la volatilidad en gran parte de la región puede ser suficiente para hacer que los inversionistas de renta fija sean cautelosos, lo que podría empujarlos hacia otros mercados emergentes de mayor rendimiento o hacia activos de menor riesgo.

    /psg