El CEO de Huawei, Richard Yu, ha asegurado que la compañía ha terminado el desarrollo de su propio sistema operativo, tanto para móviles como para ordenadores, que estaría preparado para usarse en caso de que sus productos no pudiesen utilizar Android y Windows.

En una entrevista concedida al medio Welt, el director ejecutivo de Huawei ha confirmado los rumores que decían que la compañía china estaba desarrollando su propio sistema operativo debido a las tensiones con gobiernos como el de Estados Unidos, a causa de las cuales sus móviles no se venden en este país.

Huawei lleva tiempo siendo acusada por el gobierno de Estados Unidos de usar sus equipos para el espionaje industrial y de conspirar para infringir el régimen de sanciones a Irán. Estas acusaciones llevaron a la prohibición de la venta de los productos de la empresa en el país e incluso a la detención de la directora ejecutiva de la firma. Además, este mismo Gobierno junto con otros como el de Australia están trabajando para que la empresa china no pueda usar las infraestructuras 5G dentro de sus fronteras.

Todo este conflicto ha llevado a la misma empresa a denunciar al Gobierno norteamericano por este veto, ya que considera que la prohibición es “ilegal” y que le impide “competir de manera justa”.

Estas tensiones han afectado también a los sistemas operativos de los dispositivos de Huawei, como ha sido confirmado por el CEO de la compañía. Yu ha declarado que “hemos preparado nuestro propio sistema operativo. Si alguna vez ocurriera que ya no podemos usar estos sistemas (Android y Microsoft), estaríamos preparados. Ese es nuestro plan B”.

Además, en esta misma entrevista, también ha informado de que este sistema propio no solo estaría presente en sus ‘smartphones’ sino también en los ordenadores Huawei, por lo que sería un reemplazo de Windows.

A pesar de ello, Yu ha asegurado que espera que no tengan que recurrir a esta medida ya que “preferimos trabajar con los ecosistemas de Google y Microsoft”.

Asimismo, Yu ha rechazado las acusaciones de espionaje de Estados Unidos a través de sus redes móviles y ha asegurado que “no es técnicamente posible”, porque, según ha explicado, su tecnología “no tiene puerta trasera que comprometa la seguridad de las redes”.

/psg