El Undécimo Juzgado Civil de Santiago condenó a la Municipalidad de Recoleta a pagar una indemnización  $210 millones a la familia de un escolar que murió debido a la agresión de un compañero de curso, en un hecho que se registró en un establecimiento de la comuna en junio de 2013.

En el fallo, el juez Ricardo Núñez Videla estableció que el municipio, como sostenedor de la escuela básica Rafael Valentín Valdivieso, donde ocurrió el incidente, no adoptó las medidas necesarias de “resguardo y seguridad” para los estudiantes.

“Por lo anterior es posible precisar que la alegación de caso fortuito o fuerza mayor, que denuncia la falta de causalidad entre la conducta desarrollada -en forma deficiente- de parte de la Municipalidad y la muerte (…) resulta errada”, señaló la resolución.

El texto también afirmó que en su decisión no está centrada en el empujón que terminó con la vida del niño, sino que “si la municipalidad cumplió con su obligación de minimizar los riesgos, cuestión que ya se ha dejado asentado que no hizo“.

“En estas circunstancias sólo cabe colegir que el ente demandado incurrió en falta de servicio por cuanto no adoptó la medida de resguardo, protección y prevención necesarias atendida la edad del menor afectado, pese a que se encontraba obligado a hacerlo”, agregó el fallo./gap