La inscripción de candidatos para las elecciones del 11 de abril no fue fácil para los partidos políticos. En la derecha, se logró la anhelada lista única para algunos, pero los cambios a último minuto han sacado ronchas en las colectividades. En Renovación Nacional, la inscripción de Teresa Marinovic del Partido Republicano provocó la renuncia de su candidata por el distrito 10, Sylvia Eyzaguirre, y una crisis interna en la que algunos diputados piden la salida de Felipe Cisternas, el secretario general y el recambio total de la directiva del partido, liderada por Rafael Prohens.

El ex presidente de Renovación Nacional, Carlos Larraín Peña señala que “Republicanos al inscribir a Teresa Marinovic, no pasó a llevar a nadie”. Sobre la crisis interna, Larraín dice que “lo que corresponde es convocar a una elección directa a todos los militantes de RN, que resuelvan este impasse como lo hemos hecho siempre, con elecciones internas, una persona, un voto”, ya que, a su juicio, “el problema está más arriba, precisamente en la directiva del partido y no tanto en la secretaría general”.

La carrera presidencial comienza a tomar fuerza y en RN resolverán su candidato la próxima semana. Larraín asegura: “Si tengo que elegir, hoy por hoy prefiero a Francisco Chahuán antes que a Mario Desbordes”. Pero señala que la decisión del Consejo de RN debiera aplazarse hasta “después de que conozcamos el resultado de las elecciones del 11 de abril, porque eso va a terminar el tipo de presidente que tenemos que buscar”.

Ante las duras críticas lanzadas por la alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei, contra el presidenciable Sebastián Sichel -que rompieron el fair play entre los candidatos presidenciales del sector-Larraín dice: “La arremetida de la candidata Matthei contra Sichel es muy desatinada y muy dañina, porque está diciéndole a Sebastián Sichel exactamente lo que le diría un adversario que viene de la izquierda profunda. Es decir, que él obedece a los poderes fácticos y en particular a la clase empresaria”. Según el ex presidente de RN, “le pega de manera desproporcionada e injusta”.

-Usted fue uno de los que pedía aprobar una lista única con el Partido Republicano, ¿qué le parece la unidad que logró la derecha para la constituyente?

-Me parece que es una señal de madurez y de inteligencia. No es solo cálculo numérico, es mostrarle al país que la derecha se puede poner de acuerdo en las cosas importantes, ya que estamos en un trance institucional muy determinante para el futuro. En cambio, la atomización de la izquierda demuestra que son incapaces de sustentar un gobierno si llegara el caso.

| “El problema está más arriba, precisamente en la directiva del partido y no tanto en la secretaría general”

-Algunos acusan al partido de José Antonio Kast de “alterar unilateralmente” el acuerdo al inscribir a Teresa Marinovic por el distrito 10. Es más, a RN le costó la renuncia de la candidata Sylvia Eyzaguirre. ¿Empañan estas peleas el logro final de haber ido unidos?

-Efectivamente, las peleas son notas discordantes, pero son por suerte bastante periféricas. Creo que Republicanos al inscribir a Teresa Marinovic no pasó a llevar a nadie y lo que estamos viendo estos días es más bien inquietud de algunos que creen que Marinovic les va a ganar en la elección, fundamentalmente es eso. Se ha tejido una teoría en torno a esto, pero lo que hay es que no se habían percatado de que Teresa Marinovic es una candidata sumamente potente y ahora lo están comprobando. Todos los representantes de los partidos firmaron la presentación unánime ante el Servel, nadie podía engañar a nadie.

| “Estamos pagando la omisión de Rafael Prohens que debió convocar a una elección interna abierta, como es habitual en RN y ese era su encargo. Pero se dejó tentar por Mario Desbordes y Cristián Monckeberg”

-¿Se fundamenta que algunos diputados de RN pidan la renuncia del secretario general, Felipe Cisternas, por esta situación?

-Felipe Cisternas está siendo usado como chivo expiatorio. Felipe no es el que administra el partido, interviene en su administración, pero él hace lo que le indica la directiva. Yo creo que el problema está más arriba, precisamente en la directiva del partido y no tanto en la secretaría general.

-¿Entonces es el presidente del partido, Rafael Prohens, quien debiera dar un paso al costado?

-Es la directiva completa que debió haberse renovado mediante una elección directa que estaba prevista para diciembre del año pasado y eso no ocurrió, por lo que estamos pagando los costos de ese parche que simplemente prorrogó de manera “chanchona” una directiva que había ido armándose por piezas sueltas y que tenía muy poca unidad interna. Ahora estamos pagando la omisión de Rafael Prohens que debió convocar a una elección interna abierta, como es habitual en RN y ese era su encargo. Pero se dejó tentar por Mario Desbordes y Cristián Monckeberg, que son uña y mugre, con esta prórroga irregular por un año. Estamos en el aire por eso, el Tribunal Supremo los obligó a cortar esa prórroga a 6 meses, pero Prohens está tragando una servidumbre a sus mentores y le está saliendo muy salado.

| “La atomización de la izquierda demuestra que son incapaces de sustentar un gobierno si llegara el caso”

-¿Qué le parece la idea de Mario Desbordes de reestructurar la directiva nacional de RN?

-Me parece una idea muy mala, continuación del estado de cosas que ha provocado esta acefalía. No corresponde estar buscando gente que diga, “yo soy muy apto para provocar la concordia y la unidad”, como está diciendo, por ejemplo, Cristián Monckeberg, siendo que él está en la base de los problemas que tenemos hoy día. Lo que corresponde es convocar a una elección directa a todos los militantes de RN, que resuelvan este impasse como lo hemos hecho siempre, con elecciones internas, una persona, un voto.

-¿Qué tan refundacional es el cambio de directiva que hay que hacer? Algunos proponen que Prohens se mantenga como vicepresidente del partido.

-En septiembre se realizó un Consejo General que resolvió por una mayoría muy pequeñita de 17 votos en 450, darle una prórroga a la directiva que venía de antes. Esa directiva variopinta no tiene unidad interna, no tiene una base amplia y eso le impide resolver cosas de las más sencillas, como por ejemplo, la directiva todavía no tiene un primer vicepresidente y esa decisión la impide Paulina Núñez, porque no quiere que se nombre a nadie que no sea ella. Entonces, le amarra las manos a Rafael Prohens y él se queda quieto. Hay que elegir una directiva como lo hemos hecho tantas veces y eso le daría personalidad y espaldas a la directiva.

-Durante la selección de nombres para la constituyente usted fue muy crítico. ¿Quedó conforme con la lista presentada por Chile Vamos?

-Hay entre los candidatos algunos nombres buenos y ese tiene que ser el gran empeño, elegir unos 12 o 15 nombres potentes que actúen como un factor de unidad en la constituyente futura. Pero también hay muchos que fueron puestos porque responden o responderán a alguien que los enchufó. Hay bastante nepotismo en las listas y muchas personas de quienes uno ignora todo, que no tienen un historial de actividad política o social. Hay varios casos así de mutantes.

-¿No es eso lo que pidió la ciudadanía con la convención 100% electa?

-Está muy bien eso, pero los que van a ser constituyentes tienen que obedecer a un ideario político institucional. Entre la gente joven los hay que sí saben de ese ideario político institucional que tiene que defenderse en los trabajos de la Convención Constitucional. No basta con decir yo soy joven y bien parecido, se necesita un poco más que eso.

| “La arremetida de la candidata Matthei contra Sichel es muy desatinada y muy dañina, porque está diciéndole a Sebastián Sichel exactamente lo que le diría un adversario que viene de la izquierda profunda”

-Tras la bajada de Joaquín Lavín para la reelección como alcalde en Las Condes, su nombre fue el elegido por Renovación Nacional para ser el candidato. ¿Cómo fue el llamado del partido y qué análisis hizo usted?

-Me llamó Rafael Prohens para decirme lo que había ocurrido y varios otros próceres del lugar y yo les dije que lo iba a pensar porque en realidad siempre me ha interesado el trabajo municipal. A medida que pasaron los días, resultó muy difícil hablar con el partido porque yo quería saber quiénes iban a concejales y a la constituyente por el distrito, pero en el partido no había respuesta. Luego, intervino mi familia, especialmente mi mujer, y me dijeron que estaba bueno ya y que a mi edad me correspondía más bien sentarme en el asiento de atrás. Finalmente, el domingo en la tarde respondí que no podía.

-Lavín es quien presenta y apoya a la nueva candidata de Chile Vamos en Las Condes, Daniela Peñaloza. ¿Qué le parece la decisión?

-Lavín actúa como el virrey de Las Condes hace mucho rato y ella representa el núcleo duro del trabajo político de la UDI en Las Condes, que consiste sobre todo en tener un sector importante de la población muy controlado por la vía de subsidios, regalos y actividades como una clase de gimnasia. Así que no es raro que hayan elegido a esta persona que trabaja en la Dirección de Desarrollo Comunitario que así se llama ese organismo.

-En comunas emblemáticas tanto para la derecha como para la izquierda, como son Las Condes y Recoleta, ¿cree que se debió buscar algún acuerdo en la derecha, considerando que el Partido Republicano lleva una carta propia?

-Es absolutamente lógico que los partidos que están del centro a la derecha se pongan de acuerdo para todos los cargos posibles, ya que estamos enfrentados a un embate que viene desde la izquierda y que no tiene visos de menguar. Me parece que los partidos tienen que pensar mucho los pasos que tomen y por suerte, se procedió a tener una lista única para los constituyentes que es muy importante.

-La próxima semana en el Consejo Nacional el partido determinará qué candidato de RN enviará a las primarias. ¿A quién le daría su apoyo?

-Creo que es prematuro buscar candidatos a la presidencia. Debemos concentrarnos en la constituyente y en las elecciones municipales del 11 de abril. Si tengo que elegir, hoy por hoy prefiero a Francisco Chahuán antes que a Mario Desbordes. Pero creo que se debiera aplazar la decisión del Consejo hasta después de que conozcamos el resultado de las elecciones del 11 de abril, porque eso va a determinar el tipo de presidente que tenemos que buscar. Las condiciones pueden variar enormemente y eso puede dictar un perfil presidencial u otro perfil.

-¿Puede afectar en la carrera presidencial de la centroderecha la arremetida de Evelyn Matthei contra Sebastián Sichel?

-La arremetida de la candidata Matthei contra Sichel es muy desatinada y muy dañina, porque está diciéndole a Sebastián Sichel exactamente lo que le diría un adversario que viene de la izquierda profunda. Es decir, que él obedece a los poderes fácticos y en particular a la clase empresaria. Ella bien puede discrepar de su figura diciendo, por ejemplo: “Yo no sé de dónde viene el candidato, no ha militado en un partido que yo conozca”, o cosas de ese tipo. Pero, decir que es una reencarnación de los fácticos a mí me parece injusto y muy inapropiado.

-Una de las frases de Matthei es que “él es el candidato de aquellos empresarios que no quieren perder privilegios, de los institutos de estudio que no quieren perder influencias y de los políticos que no quieren perder poder”. ¿A quién le pega con la crítica?

-Le pega evidentemente a Sichel y de manera desproporcionada e injusta, como dice. De rebote le está pegando a Andrés Chadwick, que fue su gran impulsor, junto con Sebastián Piñera, en la presidencial del 2013. Está hablando por Joaquín Lavín, esa es la verdad, porque Joaquín no usa ese lenguaje, pero le conviene que Sichel no agarre vuelo.

-¿Se rompe el fair play entre los candidatos?

-Fue flor de un día el acuerdo de fair play, no duró nada.

Por Daniela Bas para El Líbero

/psg