Esta historia historia partió así: El senador RN Manuel José Ossandón concedió una entrevista que La Tercera publicó el miércoles 13 de marzo recién pasado, en la que afirmó que “si Sebastián Piñera no es capaz de traspasar su legado, este gobierno será un fracaso” y emitió críticas al Gobierno en torno a las expectativas que se han generado, “con grandes eslóganes” y sin que “la gente empiece a sentir que hay tiempos mejores”, además de afirmar que “cuando le dan duro a la Presidenta Bachelet después no pueden pedir un gran acuerdo”.

Acto seguido, ese mismo 13 de marzo por la mañana, los diputados de la UDI, Álvaro Carter y Juan Manuel Fuenzalida, salieron al paso afirmando que Ossandón  “con esta lógica de vociferar sus reparos al gobierno del Presidente Piñera, está logrando algo que parecía impensado: ser el principal referente de la oposición cuando ella en la práctica no existe”.

Posterior a ello, en Cerro Castillo, el propio Piñera pidió “lealtad” al oficialismo y “ser cuidadosos” tras las críticas de ex alcalde de Puente Alto.

Sin embargo, este viernes, Manuel José Ossandón volvió a tomar la palabra. Y con bastante elocuencia respondió el emplazamiento. “Si no le gusta, bueno, tendrá que tomarse un diazepam”, expresó en la Radio Universo.

Sobre este punto, agregó que “si la cuestión es clara. Yo voy a decir la verdad, la verdadera lealtad es advertir las cosas en forma constructiva, porque ahí no hay nada destructivo”.

“La verdadera lealtad es decir la verdad y no seguir con el desprestigio de la política, que cuando pasa algo todos dicen lo mismo y nadie es capaz de hacer una autocrítica”, añadió.

Sobre las críticas que emitió, manifestó que “este era un muy buen gobierno, que tenía nota 6.0 comparado con el gobierno de Piñera I, Bachelet I y Bachelet II, pero que a pesar de tener un discurso y un proyecto potente, cosa que no tiene la oposición, se han cometido errores de estrategia. Así de claro”.

/psg