En plena pandemia y ante la inminente llegada de la segunda ola del covid, se ha hecho recurrente el dicho: «más porfiao que los cabros de Cachagua». Es que durante año nuevo se registraron varias fiestas donde no se respetó ninguna medida sanitaria. Incluso generaron varios focos de contagio, obligando a las autoridades a iniciar operativos para dar con la trazabilidad de los afectados. Si la situación hasta molestó a Katherine Martorell.

Sin embargo, poco y nada importó. Esto porque este lunes se registró una nueva celebración, que fue denunciada por vecinos de la zona. En esta ocasión carabineros llegó al lugar y se detuvo a 20 personas. Entre ellas, cinco menores de edad. Además se consignó que había consumo de alcohol.

Nueva fiesta en Cachagua

«Se dio por una denuncia anónima. Al llegar al lugar se hizo ingreso al domicilio donde habían 20 personas y dentro de ellas 5 menores de edad. En estos momentos se está gestando el procedimiento para ver en que culmina (…) Los afectados se dieron a la fuga pero asumieron la responsabilidad. Los padres están un poco ofuscados con la actitud de sus hijos», detalló el Teniente Matías Sagredo a 24 Horas.

Además se informó que el dueño de casa no estaba en el domicilio y desconocía lo que ocurría dentro del inmueble. Pese a esto, igual se le tomó la declaración. Personal del Seremi ya está recopilando información.

/gap