Dificultad para conciliar el sueño, despertar varias veces en la noche, abrir los ojos incluso antes que suene el despertador: ¿A quién no le ha pasado? Sin embargo, cuando estos episodios se extienden por más de dos semanas, “estamos frente a síntomas de problemas de salud mental”, advierte la psiquiatra y académica de Medicina de la U. San Sebastián, Carolina Zárate.

Manifestaciones de cuadros de depresión son el despertar precoz (antes que suene la alarma diaria), despertar varias veces en la noche con sentimientos de angustia o ansioso y la hipersomnia (dormir más 16 horas diarias)”, asegura Zárate.

La docente USS agrega que “si la persona que está sufriendo esos trastornos del dormir tiene ciertas vulnerabilidades genéticas, puede desarrollar bipolaridad y cuadros maníacos”.

Por eso, es necesario poner atención a esas señales para actuar a tiempo y no esperar a empeorar o caer en el “pedir una receta de alguna pastilla para dormir, porque se debe consultar al especialista para una necesaria evaluación que determine si hay alguna comorbilidad y evitar a su vez, que estos síntomas desencadenen un cuadro ansioso o depresivo profundo”, recomienda la profesional.

La psiquiatra sostiene que el primer paso para tratar a quienes tienen trastornos del dormir es instaurar una rutina de higiene del sueño. “Hay que generar un ritual. Haciendo una analogía es igual a cuando se acuestan a los niños. Ambientar la habitación con luz tenue y nada de estimulación como pantallas de TV o celulares. Por nada consumir café o algún otro estimulante. Si ha transcurrido media hora y no se concilia el sueño, no hay que desesperarse, sino que leer el libro más fome que se tenga”, aconseja.

/gap