Resulta entretenido ver en la práctica dónde se da -de verdad- un rol más relevante a las mujeres en lo económico, lo político y lo social. ¿Será en el mundo capitalista o en el socialista?

 Veamos la historia. Fue Inglaterra, madre de la Revolución Industrial, donde las mujeres partieron siendo políticamente importantes. La Reina Isabel I está muy atrás en el tiempo. Aunque su importancia fue crucial. Pero la verdadera reina del Reino Unido, Irlanda, y emperadora de la India, fue la Reina Victoria. Que no fue precisamente una figura decorativa. Gobernó con primeros ministros tan importantes como Gladstone, Salisbury y, en particular, Disraeli. Ningún otro país europeo de la época tuvo bajo su tutela algún reino. Y, en esa época, el más grande del mundo. Y si no lo saben o conocen, vean en Netflix las películas sobre su vida. Ella era la emperadora, y él su príncipe consorte. Su sucesora -Isabel II- tampoco se dejó opacar por su primo Felipe Mountbatten.
Y ese primer país capitalista, en el siglo XX, tuvo por 10 años a Lady Thatcher, quizá la Primera Ministra más influyente de su siglo; y ahora Theresa May (foto). En Alemania, Angela Merkel tiene los hilos de la comunidad europea, como ni siquiera los tuvo Bismarck en su apogeo. Pero, ¿fueron los grandes líderes socialistas, en sus vidas personales, feministas ejemplares? Lenin tuvo como embajadora de segunda clase a la revolucionaria Alexandra Kolontai. Eso fue todo, y estuvo muy lejos de ser feminista. Vivió casi toda su vida adulta en un ” menaje a troi” con su esposa -Nadezhna- y su amante francesa Inessa Armand, a quien la tuvo viviendo bajo su mismo techo en el Kremlin con Nadezhna a plena vista.

Vamos a su sucesor Stalin. Su segunda mujer -Nadezhna Aliluyeva-, con quien se casó cuando ella tenía solo 16 años, y que alrededor de 1930 se suicidó, deprimida por los celos y por las humillaciones del “padrecito Stalin”. Pero la prensa soviética lo encubrió como “apendicitis”. Todo un héroe del feminismo.

Y veamos a vuestro”líder y ejemplo para Latinoamérica: Fidel Castro”. Según el NY Post, debe ser el hombre que se ha acostado con más mujeres en la historia. Aparte de sus amantes más conocidas: Naty Revuelta, Marita Lorenz, Celia Sánchez Manduley, María Laborde, Micaela Cardozo, etc.

Y el revolucionario del socialismo del siglo XXI: Chávez. En el libro Hugo de Cristina Marcano y Alberto Barraza se leen sus proezas de macho rudo. Puros ejemplos de socialismo y feminismo extremos.

La verdad es que más lento de lo que se quisiera, han sido en los países capitalistas donde han florecido con mayor ímpetu las grandes figuras femeninas de ayer y de hoy. Marie Curie, Rosa Parks, Virginia Woolf, Edith Piaf, Diana de Gales, Coco Chanel, Golda Meir, Agatha Christie, once premios Nobel del área científica y médica. Todas en países capitalistas. Porque la genialidad florece con la libertad, y no con el materialismo dialéctico.

/escrito por César Barros para La Tercera