El sacerdote Tito Rivera se suicidó. El prelado -según fuentes de la emisora- se encontraba sufriendo una profunda depresión tras ser acusado de cometer una violación al interior de la Catedral Metropolitana de Santiago, y que esta fue empeorando a propósito de la pandemia, dado que no recibió la asistencia correspondiente.

Rivera siempre desmintió las acusaciones, aunque de todos modos se inició una investigación judicial.

/gap