La aplicación de mensajería WhatsApp comenzará a compartir información con Facebook con fines comerciales el 15 de mayo. A pesar de que esta medida no afectará a los usuarios europeos, y de que los mensajes seguirán estando protegidos de extremo a extremo, son muchos los internautas que, en estos momentos, se están planteando abandonar el popular servicio, que es empleado por más de 2.000 millones de personas en todo el mundo, y probar suerte con una aplicación equivalente.

Así lo demuestra el enorme crecimiento que están experimentando durante los últimos días servicios como Signal o Telegram, que en estos momentos ya cuentan con más de 500 millones de usuarios cada una. A continuación, recogemos tres de las plataformas que pueden servirle para mantener el contacto con amigos, parientes y compañeros si decide dar el salto y abandonar la herramienta propiedad de Mark Zuckerberg. Todas están disponibles en tiendas Google Play Store, la tienda oficial de Android, y App Store, la de Apple, y fuera del control de Facebook.

Signal: privacidad como razón de ser

Como WhatsApp, Signal, que es una organización independiente sin ánimo de lucro y está dirigida por el especialista en seguridad informática Moxie Marlinspike, cuenta con cifrado de extremo a extremo en todas las conversaciones por defecto. Y es que la herramienta entiende la privacidad como su razón de ser. «Ni nosotros podemos leer tus mensajes o escuchar tus llamadas, ni nadie más. La privacidad no es un modo opcional, es como funciona Signal. En todos tus mensajes, todas tus llamadas, para siempre», prometen desde la aplicación.

El servicio, además, hace hincapié en el respeto total a la información del usuario: «No hay anuncios, ni vendedores afiliados, ni hacemos un rastreo de tu uso de Signal. Así que concéntrate en compartir los momentos que te importan con las personas que te importan».

Telegram: de las más completas

A diferencia de la «app» de mensajería de Zuckerberg, Telegram no comparte ningún tipo de información de sus usuarios con terceros. «No usamos tus datos para la orientación de publicidad, no los vendemos a otros y no somos parte de ninguna “familia de empresas” », expresan desde la «app» que, además, sostiene que, hasta el momento, ha entregado «0 bytes de datos de usuarios a terceros, incluyendo gobiernos».

La «app» también cuenta con funcionalidades que, hasta el momento, no han llegado a WhatsApp. Por ejemplo, permite a un usuario utilizar su cuenta en varios dispositivos a la vez. Además, es posible crear chats grupales de hasta 200.000 personas, mientras que la aplicación de mensajería propiedad de Facebook solo alcanza los 256 participantes. Esta funcionalidad puede ser muy valiosa para aquellos usuarios que tengan la intención de crear grupos para charlar sobre temáticas en concreto a modo de foro.

Line: cifrado y stickers

Esta «app» de mensajería vivió sus mejores días en la primera mitad de la década pasada. Ahora está más enfocada al mercado asiático, aunque sigue estando disponible para usuarios de todo el mundo. El servicio era especialmente reconocible en sus inicios por sus «stickers» animados, sin embargo, esta es una herramienta que, en estos momentos, está disponible en la inmensa mayoría de servicios similares. Cuenta con cifrado de extremos a extremo y permite videollamadas y creación de grupos. Puede ser una buena plataforma si consigues convencer a tus contactos de que la descarguen y se animen a utilizarla, sin embargo, es menos recomendable que las dos que hemos comentado anteriormente.

/psg