Once votos se le escaparon a la oposición en la primera votación para elegir al nuevo presidente de la Cámara de Diputados, lo que significó un sorpresivo triunfo momentáneo para el candidato de Chile Vamos, el UDI Jaime Bellolio, quien se impuso por 73 preferencias contra las 71 que obtuvo el DC Iván Flores.

No solo eso, los números indicaron que el representante del distrito 14 superó el piso de 71 legisladores con los que contaba el oficialismo en el hemiciclo. Sobre este punto presentes en la votación afirman que serían tres los diputados de oposición que votaron por el dirigente del gremialismo para encabezar la Cámara Baja.  Esto porque la carta de la DC habría recibido en la primera vuelta, al menos un voto de Chile Vamos.

La situación significó momentos de tensión para la oposición que ya sabía que no contaba con el apoyo de cinco diputados del Frente Amplio: los tres legisladores del Partido Humanista Tomás Hirsch, Pamela Jiles y Rául Alarcón, además del ecologista Félix González y el ex Revolución Democrática Renato Garín, quienes hicieron público su rechazo a la opción levantada por la Democracia Cristiana. Primero fueron críticos a Gabriel Silber  y luego a Flores.

Además de los cinco frenteamplistas que no votaron por Iván Flores y los dos diputados de centroizquierda que respaldaron a Bellolio, otros cuatro legisladores de la oposición dejaron su papeleta en blanco, lo que activo las alarmas en el FA y en la ex NM. A esa altura, en Chile Vamos el hecho de lograr una segunda vuelta era considerado un batatazo por las bancadas del conglomerado que felicitaban a Bellolio.

Mientras, en la oposición intentaban explicarse qué había pasado. En su mismo seno, había detonado un “bombazo político”. La preocupación se veía en sus rostros y en sus actitudes. Como el diputado autonomista Gabriel Boric quien pedía a viva voz que la segunda votación se realizara a mano alzada -algo que por varios legisladores fue visto como una forma para presionar a los díscolos de la centroizquierda-, o la de Marisela Santibáñez (PRO) quien tomaba de la mano a su par humanista Pamela Jiles con gestos como tratando de convencer para que cambiara su decisión de no respetar el acuerdo administrativo. Una situación similar vivieron los congresistas del FA Renato Garín y Félix González a quienes varios diputados de su propio bloque y de la ex NM se les acercaron para que apoyaran a Flores.

Eran los efectos de la “explosión controlada” por parte del sector del FA que afirmó que no iba a respaldar al candidato de la falange, algo que incluso salió mejor de lo ellos esperaban, ya que a través de la votación anónima se descolgaron otros diputados de la oposiciónSituación que ponía en jaque el acuerdo administrativo que entregaba la presidencia de comisiones como la de Educación y Defensa al Frente Amplio, razón por la cual las gestiones para revertir la votación en la segunda vuelta -en la que se ganaba por mayoría simple- se intensificaron.

Sobre lo clave que eran las presidencias de las comisiones para el FA, la diputada humanista Pamela Jiles cuestionó a sus compañeros de bloque tras el triunfo de Flores a quienes criticó por abandonar la postura de no respetar el acuerdo administrativo. “Se fueron saliendo uno tras otro a cambio de una pequeña prebenda, de una pequeña presidencia de comisión en donde se van a hacer súper famosos”, señaló la periodista quien además afirmó que “aquí hubo gente, compañeros, que se vendieron por tres migajas y tendrán ahora que repensar respecto de su actitud“.

Según se comentaba en la Cámara, pese al carácter secreto del voto, se trataba de un aviso del sector más duro del FA a la ex NM y a su propio bloque. Con este acto, una suerte de ” declaración de independencia” los notificaban de que no podrían contar para siempre con sus votos.

Algo que se vio reflejado en la cuenta de Twitter del diputado Garín quien momentos después de realizarse la primera votación publicó el siguiente mensaje: “No todo el Frente Amplio votará por el diputado Iván Flores (DC). No puedo apoyar a un partido que no ha sido oposición, tampoco a alguien que ha intentado frenar el matrimonio igualitario y el aborto en tres causales”. El ex RD estaba en lo cierto porque la onda expansiva no solo afectó a la ex NM sino que también al mismo FA, quienes fueron incapaces de ordenar sus propias filas y asegurar los 15 votos que habían prometido.

Ver imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en Twitter

Diputado Renato Garin@GarinDiputado

No todo el Frente Amplio votará por el diputado Iván Flores (DC). No puedo apoyar a un partido que no ha sido oposición, tampoco a alguien que ha intentado frenar el matrimonio igualitario y el . Menos aún en votación secreta, algo injustificable en democracia.

  /gap