El miércoles fue probablemente el día más anhelado para los miles de fanáticos del ex-Beatle que esperaron pacientemente con su boleto listo desde diciembre del año pasado para ver en persona a una de las últimas leyendas vivas de la música: Paul McCartney.

El inglés no es un desconocido en las pistas nacionales. De hecho, esta fue su cuarta visita al país, luego que debutara en diciembre de 1993, regresara en mayo de 2011 y volviera por partida doble en abril de 2014.

Sin embargo, si hay algo que llamó la atención, es la diferencia de precios entre las presentaciones.

Cambios

Las entradas a Galería -las más baratas- han subido un 121% de precio en términos reales desde su primera visita en 1993. En ese entonces costaban casi $20.964 y hoy, $46.400, lo que significa que son 2,2 veces más caras.

En tanto, las entradas más caras tuvieron una diferencia de precio del 442,3% y este año costaron 5,4 veces más que en su primer concierto, alcanzando los $568.400.

Aun así, este año, Galería, Golden y Diamante, que serían las más baratas, las del medio y las más caras, respectivamente, cuostaron todas menos que en la versión anterior.

La mayor diferencia de precio fue en el año 2011, cuando $638.568 separaban a Galería de la categoría máxima, apodada “Vip Top Premium”.

/gap