Las últimas semanas del senador Manuel José Ossandón han sido difíciles. Todo comenzó cuando la Fiscalía Metropolitana Oriente solicitó una audiencia para formalizarlo por tráfico de influencias, diligencia que se concretará el próximo 26 de agosto. Este martes, se sumó la petición para levantar su secreto bancario y la querella que presentó el Consejo de Defensa del Estado (CDE).

“Tras el estudio de los antecedentes contenidos en la investigación penal, que se inició producto de la querella presentada por el alcalde de Pirque, y luego de la solicitud de formalización del Ministerio Público, el CDE determinó que los hechos ocurridos en el contexto de un contrato para la extracción de áridos ejecutado conjuntamente por las Municipalidades de Pirque y Puente Alto, podrían configurar el delito de tráfico de influencias”, explicó el CDE en un comunicado.

Ossandón, quien suspendió su militancia en Renovación Nacional hasta que se esclarezca esta denuncia, se refirió a esta querella del CDE y a la denuncia original, presentada el 2018 por el alcalde de Pirque, su primo Cristián Balmaceda, quien lo acusa de realizar gestiones para beneficiar a una empresa llamada Cavilú SpA, en la que participa uno de sus hijos, Nicolás.

“Voy a demostrar (mi inocencia), como demostré con las boletas falsas que no me creía nadie (…), me daban como caja en la prensa, que me había robado plata y después me tuvieron que pedir disculpas”, dijo a Radio Cooperativa. “Eso va a pasar al final de esto, acuérdense de mí”, agregó.

A su juicio, todo esto, incluida la querella del CDE, se debe a una “vendetta política” que “tiene que ver con la presidencial y con sacar del camino a la derecha social. No me voy a rendir, nunca recomendé la empresa de mi hijo”, por lo que se encuentra “apaleado, pero muy tranquilo (…), este cuento no es gratis, cuando voté a favor del 10% y además dirigí ese cuento para que muchos votaran por la gente, sabía que eso tenía un costo altísimo”.

“Fui el único que combatió la ley corrupta de Longueira, eso no es gratis; el haber hecho un movimiento a favor del 10% no es gratis”, insistió.

“Cuando yo hice todo el lobby por el retiro del 10% de las AFP, por ahí me llegó un recado de que esto te va a costar el Consejo de Defensa del Estado, es parte de lo que estaba esperando”, añadió en otra entrevista realizada en Radio Duna.

En esa línea, Ossandón remarcó que aún “tienen senador para mucho tiempo y no me voy a rendir por algo que no he hecho”. Posteriormente manifestó que, en su caso particular, están operando los “poderes fácticos que se meten en todos lados para destruir”.

“Chile es mucho más corrupto de lo que parece y sí, las cosas se cruzan. El fiscal investiga que usé a mi hijo de palo blanco. ¿Ustedes creen que iba a meter las manos por una mugre de 4 millones de pesos? Mi primo es una buena persona, pero es parte de una operación que lo están usando, acá hay poderes grandes”, deslizó.

Sobre el levantamiento del secreto bancario, Ossandón dijo a Radio Duna que “estoy apaleado porque aquí hay un tema familiar muy duro que ha involucrado a mis hijos (…). Yo en mi declaración autoricé a que se viera todo lo que pidieran”.

“No me he escondido en mi fuero, como muchos senadores y parlamentarios. Autoricé que abrieran mis cuentas corrientes en todo lo que tuviera que ver con Cavilú y lo que quisieran. No me he escondido en nada, estoy yendo a un juicio y no me he escondido en mi fuero”, finalizó.

/gap