En medio del clima de cautela que se respira entre los inversionistas tras nerviosismo por una recesión en Estados Unidos, el dólar recupera terreno en los mercados internacionales.

En lo que va de las operaciones, el Dollar Index -que mide el desempeño de la divisa frente a una canasta de seis monedas del mundo- muestra alza de 0,14% tras la baja de ayer.

Y en medio del avance de la moneda norteamericana, junto con el temor tras la inversión de la curva de rendimiento de los bonos del Tesoro de EEUU, la canasta de monedas emergentes cae en bloque.

En el plano local, al cierre de las operaciones en el mercado interbancario, el dólar se cotizó en los $680,9 lo que implica un avance de $0,8 respecto al cierre de la jornada anterior.

La depreciación del peso chileno ocurre tras la publicación de la Encuesta de Operadores Financieros, la cual reveló que los expertos -consultados por el Banco Central- estiman que la Tasa de Política Monetaria llegará a 3,25% en doce meses, 25 puntos base menos que en la estimación de enero.

“Una tasa de interés que se mantendría estable por lo menos hasta septiembre del 2019 en 3,0% y proyecciones de una inflación bajo la meta del 3,0% del BC, debilitaron al peso chileno durante la sesión”, dice el analista de mercados de XTB Latam, Carlos Quezada.

A lo anterior se suma la debilidad en los precios del cobre, de gran referencia para la moneda nacional. En medio de la incertidumbre por guerra comercial, los contratos de metal rojo para mayo retroceden 0,16% y se cotizan en los US$2,85 la libra en la Bolsa de Metales de Londres.

/psg