Hay que reconocerlo, muchos, especialmente los lunes, martes, miércoles, jueves y viernes, no nos levantamos con ganas de ir al trabajo y daríamos muchas cosas por quedarnos acostados en camita.

Pensamos en llamar e inventar algún problema, pero finalmente y después de posponer la alarma del celular varias veces, nos levantamos e iniciamos un nuevo día.

Un hombre de Florida tuvo ese “terrible” inconveniente, ya que no quería llegar a su turno a las 11 de la mañana en el restaurante Hardee’s.

Pensando en cómo podía faltar, Brian Anderson ideó un plan “genial”, decidió inventar un robo y para que su historia fuera aún más creíble llamó al 911.

La Oficina del Sheriff del Condado de Polk respondió rápidamente a la llamada, según indican en su página de Facebook, y llegaron al lugar.

El hombre de 32 años les dijo que unos “sospechosos habían tomado su dinero, su collar y su celular”, pero pronto los oficiales se dieron cuenta de que todo era una mentira y el sujeto terminó confesándoles que lo único que quería era no ir al trabajo.

Anderson terminó en la cárcel durante un día y fue acusado de “mal uso de 911 y dar información falsa”.

La policía, además de dar la información, aprovecharon las redes sociales para burlarse del detenido, asegurando que viendo el “lado positivo, Brian no tuvo que ir a su turno de las 11 de la mañana”.

/gap