El rector de la Universidad Católica, Ignacio Sánchez, valoró que el Instituto de Salud Pública (ISP) solicite más antecedentes para aprobar el uso de emergencia de la vacuna contra el coronavirus desarrollada por la compañía china Sinovac Biotech.

El académico analizó la situación luego que el Instituto Butantan de Sao Paulo, en Brasil, informara que la fórmula tuvo una eficacia general de 50,4%, cifra que varía hacia el alza y hasta el 90% en la prevención de la enfermedad de COVID-19 leve a grave.

“Nosotros conocemos tres informes de la vacuna Sinovac (Brasil, Indonesia y Turquía), y estamos coordinando el estudio chileno”, expresó el rector a Radio Universo.

Sánchez explicó que “cuando uno ve el número de 50% del protocolo global, uno encuentra bajo ese número, pero hay que hacer un segundo click y evaluar en cuáles están los 50%, principalmente en la enfermedad leve y en cual previene más en la enfermedad moderada y grave asociada a ventilación mecánica y UCI”.

Por la decisión que deberá tomar el ISP, el académico explicó que las dosis -que deberían arribar en las últimas semanas de enero- quedarán almacenadas hasta que esté la resolución sobre su uso. “Lo más importante para la población es saber que no se va a aprobar nada hasta que no esté la seguridad de su eficacia y de su pertinencia en el uso”, añadió.

Ignacio Sánchez también afirmó que la vacuna de Sinovac ha sido probada en nuestro país a través de ensayos liderados por la Universidad Católica, cuyos resultados también estarán a disposición de los expertos que analizarán la autorización.

“Tenemos un protocolo donde cerca de 500 voluntarios ya han sido reclutados e inoculados, hay más de 1.500 voluntarios en lista de espera”, explicó el rector, quien afirmó que la mayoría de los participantes han recibido la vacuna por sobre el placebo.

/psg