La crisis venezolana, el muro de Donald Trump, “mercaderes” en el Vaticano, la crisis de los refugiados y la reticencia de los gobiernos españoles a destinar fondos públicos para localizar víctimas de la guerra civil española. Esos fueron algunos de los temas que abordó el papa Francisco en una entrevista con el periodista español Jordi Évole, que se transmite este domingo en el programa Salvados.

Sobre la situación que atraviesa Venezuela, el Sumo Pontífice recordó que la Santa Sede medió en la crisis, pero reconoció que las negociaciones fracasaron. “La Santa Sede medió en la crisis de Venezuela; fracasó, no anduvo”.

Sostuvo que no realizó “juicio de valor” entre los actores de la crisis, y reveló que luego de la mediación de 2016 hubo varias mediaciones, más “discretas, extraoficiales”.

Consultado sobre una opinión del dictador Nicolás Maduro, a quien recibió en dos oportunidades, indicó que es difícil hablar de una persona a la que conoció pocos minutos. Atinó a definirlo como un hombre “convencido de lo suyo”, y subrayó que se reunió con el dirigente chavista “antes de que se agudizara la situación”.

Francisco también fue consultado por Donald Trump y el muro que pretende levantar en la frontera con México. “El que levanta un muro termina prisionero del muro que levantó.Esa es ley universal. Si levantas un muro en tu persona, terminas prisionero de ese muro que levantaste”, consideró. “La alternativa son los puentes”.

El periodista español también le pidió una opinión sobre Trump. Francisco lo calificó como un hombre “que tiene su proyecto, su plan”, y recordó que su visita al Vaticano fue “muy corta protocolar”.

Luego, Évole le preguntó con quién tomaría un café, ¿Maduro o Trump?: “Con los dos”, aseveró.

 Play

La opinión de Francisco sobre los gobiernos que venden armas

Por su parte, sobre la venta de armas de España a Arabia Saudita, Francisco sostuvo que “no es el único gobierno”, pero consideró que todo gobierno que vende armas “no tiene derecho a hablar de la paz”: “Están fomentando la guerra y después hablan de paz”.

Explicó que en ese contexto se puede producir “el efecto boomerang”: “Si armas la guerra allá, la vas a tener en tu casa”.

Para consultar si en el Vaticano existe la codicia, el periodista recurrió a la clásica disputa entre Jesús y los mercaderes en el Templo de Jerusalén, cuando el Nazareno expulsó a quienes hacían negocios en un santuario destinado a la adoración.

 “¿Hay muchos mercaderes en el Vaticano?”, preguntó Évole. “El Vaticano no se salva de los pecados, límites y vergüenzas de la sociedad”, respondió Francisco.

El periodista español también le consultó sobre el aborto. El Pontífice aseguró: “No es lícito eliminar una vida humana para resolver un problema”. Al mismo tiempo, le preguntó al entrevistador: “¿Es justo alquilar un sicario para resolver un problema?”. 

 Évole recordó que Francisco tuvo frases sobre los homosexuales que no se vieron en otros pontífices. Al respecto, el Papa explicó: “Las tendencias no son pecado”.

Tiempo atrás el santo padre tuvo una polémica frase sobre el feminismo que le costó fuertes críticas, al asegurar que “el feminismo es un machismo con faldas”. “Fue una frase dicha en un momento de mucha intensidad positiva hacia la mujer”, aclaró, y reconoció que se refería “al feminismo un poco más de protesta”.

En esa línea, remarcó que la frase correcta hubiese sido: “Todo feminismo tiene riesgo de transformarse en un machismo con falda”.

También destacó la labor de la mujer en iglesia y repudió a quienes la vinculan únicamente con “la servidumbre”. “Parece que a la mujer, además del servicio, le está reservada la servidumbre (…) La iglesia no puede ser iglesia sin mujer. Es femenina: es ‘la’ iglesia, no ‘el’ iglesia. La mujer es protagonista en la iglesia”.

/gap