Los más de 11 mil asistentes que fueron hoy a la precordillera esperaban una victoria del equipo dueño de casa, en la previa de semanas copadas con fútbol por la disputa en la Fase de Grupos de Copa Libertadores. Hoy Quinteros no se guardó nada y puso su mejor once para recibir a los “torteros”.

En el equipo del Maule, no estaban dispuestos a ser parte de la fiesta cruzada, y se apegaron fielmente a su libreto para enfrentar este duelo, gracias a Dalcio Giovagnoli, quien contó con la respuesta de sus jugadores en momentos de real importancia para mantener el 0.

El rigor en la marca y los contragolpes bien urdidos dieron resultado al menos para impedir que Católica fuera tan profunda y a la postre no consiguiera su objetivo, la victoria.

Los Cruzados no deben irse cabizbajos, porque a pesar de que el control de balón por largos tramos del partido no aseguró la efectividad en los últimos metros de la cancha, si tuvieron ocasiones como para abrir el marcador. Fue en esos momentos, cuando Valencia, Puch, Buonanotte y Fuenzalida intentaban batir el arco de los forasteros, que apareció el hombre del partido.

Luis Santelices, que debutaba esta temporada en el arco de los curicanos fue una muralla ante los embates del local y fue trascendente para el resultado que tuvo el encuentro. Respondió cuando se le requirió y comprobó que para jugar en San Carlos de Apoquindo y no irse con las manos vacías, su buen desempeño es una de las claves para alcanzar lo trabajado en la semana.

Con este empate sin goles en el marcador, Católica quedó a dos puntos de Unión Española (con 15 puntos es el líder del torneo) y ya da vuelta la pagina para pensar en su próximo rival Gremio de Porto Alegre, el día jueves por Copa Libertadores.

Curicó en tanto, llegó a las 7 unidades y ahora intentará amargar la noche de Unión Española, cuando se enfrenten en la siguiente jornada.

Por: F.A.O