El Banco Central redujo su proyección para el aumento de la inflación este año a 2,6% desde el 2,9% estimado en diciembre. “En cuanto a la inflación, dado su menor nivel actual y la estimación de mayores holguras de capacidad, su convergencia a 3% se retrasa respecto de lo previsto en diciembre pasado”, señaló el instituto emisor en su Informe de Política Monetaria (Ipom).

De este modo, indicó, el IPC terminará el 2019 con un incremento anual de 2,6%, volviendo a 3% en la primera mitad del próximo año. Desde ahí en adelante, fluctuará alrededor de ese valor hasta el fin del horizonte de política, el primer trimestre del 2021.

Respecto de la política monetaria, el Banco Central señaló que el Consejo del instituto emisor sigue considerando que la evolución de las condiciones macroeconómicas hace necesario reducir el estímulo monetario en el horizonte de política.

“No obstante, el cambio en las condiciones iniciales del escenario base, en particular la menor inflación observada, lleva a que su convergencia a la meta requiera que el ritmo de normalización de la Tasa de Políticia Monetaria (TPM) sea más pausado que lo anticipado en diciembre”, añade el informe.

Para efectos de las proyecciones, en el corto plazo, se utiliza como supuesto de trabajo la trayectoria de la TPM que muestra la Encuesta de Expectativas Económicas de marzo, la que no contempla cambios en la tasa al menos durante los próximos dos trimestres. De acuerdo a la encuesta la TMP se ubicaría en 3,25% en diciembre de este año.

En el mediano plazo, las proyecciones son coherentes con que la TPM alcance su nivel neutral hacia fines del horizonte de política.

Respecto a la decisión del Consejo del instituto emisor, que el viernes optó por mantener la tasa de interés en 3%, el informe señala que se consideró que, acorde con el análisis contenido en el Ipom y los datos más recientes, el menor nivel de la inflación, y sus perspectivas, se requiere mantener el estímulo monetario por un tiempo más prolongado.

Sin embargo, añade, el Consejo sigue estimando que hacia el mediano plazo será necesario reanudar el proceso de normalización de la TPM para asegurar la convergencia de la inflación en el horizonte de política.

El Consejo ha venido estimando que la TPM neutral se ubica entre 4% y 4,5%, parámetro que también se revisará en el Ipom de junio, indica el informe.

/psg