“Decepcionados”. Así se mostraron los timoneles de la Democracia Cristiana y el Partido Socialista, Fuad Chahín y Álvaro Elizalde, respectivamente, de las reuniones bilaterales que distintos partidos sostuvieron durante la semana pasada con el Presidente Sebastián Piñera para abordar diversas temáticas.

“Compartimos nuestra decepción. Esperábamos realmente que ese diálogo concluyera en una actitud distinta del gobierno. No se puede llamar a dialogar para imponer sino que cuando uno invita a dialogar es para buscar a cuerdos, y eso significa ceder y acoger. Y hasta ahora no hemos visto que se acoja algunos de los planteamientos que hemos hecho los distintos partidos políticos y más bien el gobierno sigue empecinado en sacar adelante una agenda legislativa que es intrascendente desde el punto de vista de sus efectos, como el control preventivo de identidad para menores y admisión justa”, sostuvo Chahín.

Su par Elizalde, complementó, en tanto, que “el diálogo implica escuchar a quienes piensan distinto. Y lamentablemente, lo que hemos visto en las horas inmediatamente posteriores de dichos encuentros, es más bien la voluntad del gobierno de imponer su punto de vista, sin hacer cambios sustantivos a sus propuestas. Y sin acoger las críticas constructivas que hemos planteado como actores de oposición. Se ha dado un verdadero portazo a la voluntad de entendimiento (…). Pareciera que el gobierno no tiene voluntad de llegar a entendimiento”.

Reuniones más periódicas

Los timoneles de ambos partidos acordaron, además, coordinar una mayor coordinación para el futuro, mediante reuniones más seguidas.

“Hemos conversado también la posibilidad de poder reunirnos más periódicamente para poder acompañar la agenda legislativa, sobretodo en aquellos proyectos que para nosotros son de la mayor relevancia, por ejemplo, el de la reforma tributaria y el de reforma de pensiones”, sostuvo el timonel de la DC.

Agregó que “estamos en un momento en que tenemos que retomar estas conversaciones con más fuerza. Pasó un año, en que fue el año del perfilamiento. Nosotros no nos vamos a incorporar a ninguna instancia formal ni mucho menos, pero vamos a intensificar nuestro diálogo con los partidos que hemos caminado tantos años juntos y que hoy compartimos el espacio de la oposición”.

Chahín, respecto a unirse a alguna colectividad, aseguró que “para nosotros lo que es irrelevante son las estructuras, lo importante es el contenido. Diálogos bilaterales. Si en algún momento es importante juntarnos con los partidos que están en Convergencia Progresista no tendremos ningún problema. Lo importante es que seamos capaces de darle contenido”.

“Más que hablar con quienes nos juntamos o no, más que hablar que si esto significa que ingresamos o no a una coalición o una instancia, creo que ese debate no es el que le interesa a los chilenos (…). Jamás hemos tenido vetos para conversar. El diálogo es sin vetos”, complementó.

Consultado por posibles conversaciones futuras para afinar alianzas electorales, el timonel falangista, sostuvo que “vamos a también ir abordando temas como posibles acuerdos electorales en el futuro, al menos por el Partido Socialista yo no imagino una política de alianzas de la DC que no involucre al PS de una u otra manera. De qué manera lo haremos, cuál es el contenido preciso, de qué áreas, eso es algo que también comenzaremos a conversar a través de un diálogo de los secretarios nacionales. Pero es una conversación que está absolutamente verde. Me cuesta imaginar, como presidente de la DC, una política de alianza o pactos electorales que no considere como uno de sus socios más relevantes al PS”.

El presidente del PS, añadió, por su parte, que “creemos que es necesario afianzar la coordinación, sobre todo en el ámbito legislativo. No solo desde la lógica de cuál será nuestra postura ante las propuestas gubernamentales, sino que también sobre la base de la generación de propuestas propias”.

/psg