Esta mañana el Ministro del Interior, Andrés Chadwick, anunció que el programa “Elige Vivir sin Drogas”, tendrá un valor de 525 millones de pesos, en su primera etapa, el  costo corresponde al monto que tiene el convenio que Chile firmó con Islandia. Tal como lo anunció anoche el Presidente de la República, Sebastián Piñera.

“el plan Elige Vivir sin Drogas se estructura sobre la base del modelo islandés de prevención que ya se implementa en 22 países de Europa y África (Portugal, España, Francia, Italia, Malta, Grecia, Turquía, Eslovaquia, Rumania, Bulgaria, Lituania, Moldavia, Letonia, Estonia, Suecia, Noruega, Islas Feroe, Holanda, Irlanda, Ucrania, Kenia y Guinea Bissau), siendo Chile el primer país de América en iniciar su implementación”.

El titular de la cartera, indicó que el Estado gasta cerca de veinte millones de dólares, en el combate del consumo de drogas, pero dichos recursos están distribuidos en diversos organismos.

“Este plan tiene dos ideas centrales. En primer lugar, busca convocar a un gran acuerdo social que comprenda a todos los actores, esto es, a las autoridades, a las familias, a los establecimientos educacionales, al sector privado y a la sociedad civil en general, con el desafío de prevenir el consumo de drogas entre nuestros niños, niñas y jóvenes”.

Las tres fases del modelo

El modelo contempla tres fases.

 Fase 1: aplicación de la encuesta, análisis de resultados y la presentación de estos a cada comunidad escolar y municipos.

Fase 2: contempla la articulación programática e intervención, considerando una coordinación programática intersectorial (familia, escuela, grupos de pares y tiempo de ocio, por ejemplo).

 Fase 3: monitoreo y evaluación de resultados de las estrategias de intervención.

De esta manera, serán 50 las comunas en las que se aplicará el nuevo Plan Nacional de Prevención de consumo de drogas en niños, niñas y adolescentes basado en el modelo islandés y adaptado a la realidad nacional.

De estas 50 comunas, Melipilla, Renca, Colina, Lo Barnechea, Peñalolén y Las Condes culminaron la fase 1 durante 2018 y durante este año comenzará la implementación de la fase 2. Las restantes 44 iniciarán la fase 1 este año.

Una de las ideas que pretende profundizar este programa es  “hacer parte a las familias, invitándolas a pasar más tiempo con sus hijos y entregándoles herramientas más eficaces para protegerlos del alcohol y las drogas. En la misma línea, pretende involucrar a las escuelas, en el fortalecimiento de los programas preventivos y destacando la importancia de promover ambientes escolares positivos y acogedores para los estudiantes”.

/carolina braun